Hoy lanzamos la convocatoria para nuestro nuevo canal de contenidos: #FashionFutures.

Os pedimos ayuda para conocer a los diseñadores, artesanos, innovadores sociales, educadores y comunicadores que están transformando el sistema de la indústria de la moda. El desafío es realmente urgente – sabemos lo que está en riesgo y no podemos ignorarlo.

«En lo que respecta al medio ambiente, el historial de la industria de la moda está bien documentado. La moda representa entre el 20 y el 35 por ciento de los flujos de microplásticos en el océano y supera la huella de carbono de los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados. No es de extrañar, pues, que los activistas Extinction Rebellion describan el impacto la indústria  de la moda como catastrófico», apunta el informe The State of Fashion 2020, Business of Fashion/McKinsey & Company.

Y el tiempo importa. Aunque la moda frecuentemente celebra la impecabilidad y la individualidad, ahora tenemos que aprender a avanzar de manera imperfecta y colectiva. Si queremos alcanzar el objetivo a largo plazo de ser buenos ancestros para las generaciones futuras, tenemos que actuar ahora y encontrar nuevos puntos de partida para transformar nuestra relación con la moda. No podemos alterar los límites de un sistema que permite la destrucción consciente de nuestro hogar, y el de nuestras especies compañeras.

Queremos aceptar la invitación de Earth Logic para unirnos y viajar hacia caminos inexplorados. Podemos ser activos en la co-creación de nuevos espacios, un nuevo lenguaje de cuidado, nuevas formas de aprendizaje y, críticamente, una nueva relación con la naturaleza, para que la moda pueda prosperar en nuestras comunidades.

«Si realmente queremos salvar este hermoso planeta, las futuras generaciones de todas las especies, incluidos nosotros mismos, nuestros medios de vida y los de las generaciones futuras, debemos poner a la Tierra en primer lugar. Debemos atrevernos a dar un salto fuera del paradigma actual». – Kate Fletcher y Mathilda Tham, Earth Logic

La innovación está floreciendo en la moda, pero la tecnología por sí sola no es la respuesta: aunque varias plataformas permiten explorar la moda con la opción de compartir los looks, comerciar prendas usadas y alquilar otras nuevas, la tecnología de la moda no puede proporcionar el crecimiento perpetuo que buscan los inversores. Según el informe «The State of Fashion 2020″: «Si invirtieras 100 dólares en las ofertas públicas de venta de plataformas de la moda de los últimos dos años, ahora tendrías 73 dólares.»

Así que si la lógica de crecimiento no es la respuesta, ¿puede Earth Logic proporcionar un nuevo camino a seguir? Sabemos que hay mucha gente que se preocupa apasionadamente por -y trabaja para- un futuro para la moda basado en un nuevo conjunto de valores; gente como la galardonada diseñadora y empresaria social Bethany Williams, cuyos diseños y prácticas hablan y apoyan las necesidades de las madres en alojamientos temporales, mujeres en prisión, artesanos discapacitados y proyectos de rehabilitación de adicciones.

«Se trata de cambiar la mentalidad de la gente. Y los programas con los que estamos trabajando cambian la vida de las personas. El poder de hacer es asombroso – es empoderante, te hace ver cuáles son tus habilidades.» – Bethany Williams, en una reciente entrevista para Vogue UK.

La moda puede ser ética. Podemos ser mucho más que consumidores pasivos, persuadidos por los medios de comunicación de la moda cuya supervivencia se basa en una relación malsana generando consumismo continuo, o convencidos por celebridades influyentes para tratar de cubrir nuestras insatisfacciones con otra compra. En cambio, podemos ser co-creadores activos de un sistema diferente: más justo, más local, arraigado en la naturaleza y que respete los derechos de todas las especies.

Sin embargo, en su mejor versión, los medios de la moda pueden ser responsables, alegres y artísticos. La Dra. Anastasia Denisova, de la Universidad de Westminster, en su informe sobre «Cómo los medios de la moda y los influenciadores fomentan el consumo insostenible» nos dice que «Los medios de la moda pueden desempeñar un papel en la mejora de la sensación de confianza y eficacia entre los interesados en la vida sostenible. Deberían seguir manteniendo el sentido de admiración hacia el arte y la finura artesanal que celebra la moda».

Y nuestro canal de contenidos #FashionFutures ayudará a informar y dar forma a nuestra asociación con la comunidad de diseñadores y empresarios sociales de Makerversity, apoyada por The JJ Charitable Trust, para reimaginar lo que podría ser un medio de comunicación de la moda justa y sostenible del futuro.

Así como la alta costura fue una vez la máxima expresión de la creatividad, la artesanía, el arte y la innovación, queremos reimaginar el potencial de impacto que el concepto de «alta costura» tiene como plataforma mediática. ¿Es posible renombrar, reposicionar y redirigir esta potencia de la moda para servir mejor a un futuro de la moda basado en valores, inspirado en los paisajes de Earth Logic?

Esperamos que las historias que recogemos puedan servir para ayudar a imaginar posibles futuros más allá de la crisis de la Covid-19. ¿Podría, como propone Tina Gorjanc de Makerversity, haber «un enfoque más basado en la demanda: se compran menos artículos y el modelo de la industria de la moda pasa de la producción al servicio, el compromiso y la pasión por los artículos que se aprecian durante años, en lugar de semanas»?

Hay una revolución en marcha. Como dice la cofundadora de la Fashion Revolution, Orsola de Castro, «no creemos que haya un sector de la sociedad con más poder para cambiar las cosas». Este desafío nos involucra a todos. Cada uno de nosotros tiene el poder y la posibilidad de usar nuestra relación con la ropa para crear un cambio positivo para un mañana mejor.

AcciónAtlas: Acompáñanos en nuestro viaje FashionFutures y presenta tu proyecto aquí.