Rebelde, nuestro clima es un desastre

Extinction Rebellion
Reino Unido (Londres)

A estas alturas ya conocerás Extinction Rebellion, el movimiento global que actúa contra el cambio climático. ¿Qué es lo siguiente?

 

“Los agitadores cambian el mundo. Ningún cambio es posible a menos que provoque una gran angustia emocional.”

Cuando se publicó el histórico informe del IPCC en octubre de 2018 detallando el alcance de la crisis climática que amenaza a la humanidad, sucedieron algunas cosas. El mundo entró en pánico, los científicos se abrazaron y algunos activistas se reunieron para hacer algo al respecto. Y así nació Extinction Rebellion (XR), un movimiento global de desobediencia civil masiva y no violenta cuyo objetivo es lograr que los gobiernos tomen en serio las acciones atrasadas sobre la crisis climática.

Extinction Rebellion fue un proceso largo y pensado que surgió como resultado de la investigación académica de los fundadores Roger Hallam, Dr Gail Bradbrook, Simon Bramwell y otros activistas del equipo de la campaña Rising Up! Después de 30 años de campañas tradicionales (correos electrónicos, donaciones…) que fueron ignoradas, decidieron que se necesitaba un enfoque menos convencional. La violencia estaba fuera de lugar (“destruye la democracia, conduce a la guerra y siempre es una idea terrible”, dice Roger). De modo que solo quedaba una opción: actos pacíficos de desobediencia civil, realizados en masa por personas de todos los ámbitos. Personas que están dispuestas a ser detenidas por la causa. Después de todo, ha funcionado antes: Extinction Rebellion se inspiró en parte en el movimiento a favor de los derechos civiles de los Estados Unidos en los años 60.

El movimiento ha ido cobrando impulso a un ritmo impresionante, con 1.139 grupos en 75 países diferentes (y sumando). Esto significa protestas internacionales habituales para bloquear las calles, donde se realizan múltiples arrestos y el tráfico se acaba viendo afectado. ¿Le molesta muchísimo a la gente que simplemente va al trabajo o hace sus actividades diarias? Por supuesto, pero ese es el punto. “Los agitadores cambian el mundo”, dijo Roger Hallam a la BBC. “Ningún cambio es posible a menos que provoque una gran angustia emocional.”

Su protesta más grande hasta la fecha fue un evento de 10 días en Londres, en abril de 2019: personas jóvenes y mayores salieron en masa (y disfrazados) para bloquear en carreteras y lugares importantes. Organizaron una “muerte” en el Natural History Museumvertieron sangre falsa en las afueras de Downing Street, se ataron al puente de Waterloo y ocuparon Parliament Square. Todo ello provocó que más de mil “rebeldes” fueran arrestados.

El factor de ‘rebelión’ es fundamental para el movimiento, de ahí su nombre, o como lo expresó el columnista de The Guardian y activista ambiental George Monbiot en el discurso de declaración de XR en Parliament Square en octubre de 2018: “La gente solo sabrá que esto va en serio cuando haya personas dispuestas a sacrificar su libertad en defensa de sus creencias.”

Pero no todo es crimen y castigo; las protestas también tienen que ser divertidas y atraen regularmente a músicos, artistas e intérpretes. (“Como un mini Glastonbury en las calles”, bromeó Hallam). El grupo cree que las acciones creativas y familiares ayudan a transmitir el mensaje a una audiencia más amplia de una manera inspiradora.

Resulta que bloquear el centro de Londres durante varios días y al mismo tiempo reírse es bastante exitoso para transmitir un mensaje importante. Durante la protesta, XR se hizo con los titulares de prensa y centró la atención nacional sobre la crisis climática y ecológica. El Parlamento debatió el tema por primera vez en años antes de declarar una emergencia climática (con varias ciudades de todo el mundo haciendo lo mismo). Al hacerlo, el gobierno del Reino Unido cumplió con la primera de las tres demandas centrales de XR: las otras son detener las leyes de biodiversidad y conseguir la huella de carbono cero para 2025, y crear una asamblea ciudadana sobre justicia climática.

Es un logro del que están orgullosos, pero no es suficiente, todavía no, admiten los organizadores. El compromiso actual del Reino Unido de reducir las emisiones de carbono para 2050 es simplemente demasiado pequeño, y ya es demasiado tarde. Para limitar el calentamiento a los 1,5ºC recomendados, las emisiones globales netas de CO2 deben reducirse en un 45% desde los niveles de 2010 para 2030. Sin una acción urgente, se prevé que el Reino Unido no cumplirá con los objetivos legales. “En lo que a nosotros respecta, las acciones hablan más que las palabras. Hasta que [el gobierno] comience a tomar medidas radicales, continuaremos con nuestra rebelión ”, promete la portavoz de XR, Alanna Byrne.

Y, sin embargo, en medio de la desesperación, hay esperanza y alegría. “Conocemos a personas increíbles de todos los ámbitos de la vida, religiones, colores, orígenes”, cuenta Byrne. “Padres, abuelos, niños, activistas experimentados y personas que nunca antes habían protestado. Todos compartimos una tristeza y una determinación comunes, y un profundo amor por el mundo natural. Y hay algo inmensamente poderoso en esto.”

“Cuando miro a mis nietos, trato de imaginar su futuro. Nunca es demasiado tarde para ponerse en pie. Yo también protesté y me arrestaron.” Hazel Mason, 71 años, Londres, fundadora del grupo de abuelos Extinction Rebellion

La pandemia de 2020 hizo que la estrategia de movilización masiva y la financiación de XR fueran mucho más difíciles de ejecutar en lo que estaba destinado a ser un año histórico para la acción climática. La pandemia ha llenado a XR “tanto de esperanza como de miedo”, pero también existe la sensación de que podemos reconstruir algo nuevo y crear una sociedad más justa. El futuro del movimiento estará definido por su capacidad para hacer que personas de todos los sectores de la sociedad se sientan empoderadas.

AcciónAtlas: XR fueron ponentes de nuestro evento “Fixing the future” en Barcelona. Únete a la rebelión internacional.

Escrito por

Clemmy Manzo (24 diciembre 2020)

Responsable del proyecto

Roger Hallam, Dr Gail Bradbrook, Simon Bramwell y más

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

Foto: Paola Desiderio

Foto: Billy Rickards

Foto: Ruth Davey

Foto: Vladimir Morozov/akxmediaThomas Katan

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
Descubre cada semana los proyectos que están cambiando el mundo