Nadie se imaginaría que la Dra. Knatokie Ford, científica biomédica, profesora del South Central Los Angeles, asesora principal de políticas de la Casa Blanca de Obama, comunicadora de ciencias creativas y embajadora de BlackGirlMagic fue, en el pasado, una “niña tímida” que tuvo que aprender a lidiar con problemas de autoestima. Pero lo hizo, y se abrió camino desde la Universidad de Harvard hasta la Casa Blanca y más allá.

En la Casa Blanca de Obama, la Dra. Ford trabajó para aumentar la visibilidad y mejorar la imagen de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) con el fin de ayudar a promover la diversidad. Hoy, a través de su organización de consultoría Fly Sci Enterprise, trabaja con las comunidades de entretenimiento y educación para promover el cambio social, mejorando la forma en que el público percibe STEM y presionando para obtener representaciones más auténticas de mujeres y personas de color.

Esta chica de Ohio, que fue en su día una niña tímida, es ahora extrovertida, amante de la barra de labios brillante, y nos explica por qué series como el CSI son esenciales y qué es el «Síndrome del impostor”. Y nos lo cuenta todo sobre el momento en que Obama fue a beber agua o de cómo compartió escenario con Pharrell.

La retrospectiva es algo memorable

Dra. Knatokie Ford:

Me encanta contrastar la imagen de cómo era de niña con una versión más glamurosa de mí como adulta. ¡Es un estímulo para todas las niñas rarillas que hay ahora! La versión de mí como pequeña fanática es cómo la gente esperaría que fuera una mujer con un doctorado en ciencias biomédicas, pero la versión para adultos… no lo es tanto.

Estoy ciega de un ojo. Tuve un accidente cuando era pequeña, lo que despertó mi interés en la visión y en cómo funcionan los ojos. Eso se expandió a una curiosidad sobre el cuerpo y el mundo. Utilicé una circunstancia desafortunada como trampolín en lugar de cómo obstáculo.

Soy científica. Soy estratega. Y soy una mujer negra. Las personas de color no son necesariamente percibidas como las mejores en STEM, debido a los estereotipos negativos. La “amenaza del estereotipo” viene cuando una persona teme que sus acciones se ajusten al estereotipo de su grupo social.

La primera vez que entré en el complejo de la Casa Blanca estaba extremadamente nerviosa. En la entrada había una foto del presidente Obama. Estaba tan paranoica que temía andar por los pasillos. Estaba segura de que el Servicio Secreto me iba a arrestar. Una siente el significado de ese lugar.

El “Síndrome del impostor” es cuando una persona tiene dificultades para interiorizar sus logros. Uno siente que no merece estar donde está y vive con el temor constante de ser descubierto como un fraude. Cuando obtuve un puesto en la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca con una beca, este síndrome se apoderó de mí y tuve que revisar las tácticas que empleé para superar la escuela de posgrado en Harvard.

Atentos ante el Servicio Secreto

¡Washington está tan lleno de siglas! Durante dos años, trabajé para el Consejo de Asesores del Presidente sobre Ciencia y Tecnología (PCAST). Lo llamábamos “el Centro de Ciencia Cerebral del Presidente Obama”. Es un grupo de personas muy poderosas y brillantes en varios sectores que mantienen sus importantes trabajos diarios pero que vienen a Washington cada dos meses para reunirse y desarrollar informes y recomendaciones políticas. Trabajando con este grupo, no tenía tiempo para estar insegura de mí misma. Tenía que responder a lo que se esperaba de mí.

Cuando recibí mi primer saludo de manos del presidente Obama pensé que me iba a desmayar. Me habían dicho que estaba en nuestro piso y que me fuera al baño. Siempre se sabía cuándo estaba cerca, ya que había más guardas del servicio secreto que de costumbre. Yo estaba de pie, junto a la fuente de agua, y las puertas del final del pasillo se abrieron de repente. Me quedé cerca de la pared y pensé: “¡No te muevas! ¿Tal vez me haga solo un gesto de asentimiento cuando pase? Pero se dirigió hacia mí con la mano extendida. Y yo me encendí como un árbol de Navidad”.

Normalmente no me corto, pero la interacción con el presidente Obama me pareció que ocurría en cámara lenta. Me preguntó el nombre y yo conteste algo como, “¡Kna-to-kie!”. Y él me dijo: “¿Dónde trabajas?”. Y cuando dije PCAST, él respondió: “Me encanta el PCAST”, y yo contesté algo así como: “¡Oh, a ellos también les encanta usted!”. Y luego se fue. Ese es un testimonio de quién era él como presidente, y el hecho de que me hablara dice mucho sobre su carácter. A partir de entonces, me dio otros apretones de mano. Estoy convencida de que se acordó de mí por mi peinado.

Añadiendo brillos al blanco

Algunas personas optan por dejar STEM desde el principio porque tienen miedo de las matemáticas. Pero son parte de la vida cotidiana y son cada vez más importantes para los empleos del futuro.

Hay muchas cosas geniales que puedes hacer con las matemáticas… como la ciencia de la información. No consiste en estar encerrado en una habitación con una pizarra. Netflix también tiene científicos de la información realmente brillantes que ayudan a diseñar algoritmos para comprender el comportamiento del espectador.

Enseñar en Los Ángeles fue uno de los trabajos más difíciles que he tenido. Fui maestra sustituta e hice una presentación hablando de que yo era de Ohio, de un entorno similar al suyo… pero que había obtenido un título universitario y que había salido de la escuela de graduados de Harvard para hacer prácticas. Es importante que los jóvenes vean modelos a seguir.

Todos tenemos un papel que desempeñar

Si quieres ser inclusivo, puedes hacerlo. Entro en una habitación y no puedo ocultar el hecho de que soy mujer y negra. Asistí a un evento donde yo era la única persona negra entre 200 personas. Estaba de pie, y en la hora del cóctel un hombre blanco me preguntó si podía tocarme el pelo. Sonreí y dije que no, y él me dijo: “¿Hablas en serio?”. No creo que sea malicioso o intencionalmente ofensivo, pero es agotador para mí.

Me encantaría estar en un lugar donde hubiera más hombres blancos que hablaran sobre la importancia de la diversidad. Es frustrante participar en un foro sobre cómo resolver los problemas de nuestro mundo cuando el 80% de la gente de la sala son hombres blancos.

Knatokie + Katherine + Medalla de la Libertad

La primera vez que escuché hablar a Katherine Johnson, lloré. La inspiración de la película Hidden Figures acaba de cumplir 99 años, y también es una mujer negra, que trabajó en la NASA. Ella recibió su Medalla de la Libertad (el mayor honor civil que puede recibir una persona) de la mano del presidente Obama, en 2015.

El presidente era un tipo ocupado. Mi último evento oficial en la Casa Blanca fue la proyección de Hidden Figures. El día del evento recibimos una nota que decía que al presidente le gustaría pasar a saludar a los artistas. Esto no pasa jamás. Fue el secreto más difícil de guardar. Ellos me preguntaban si podían reunirse con el presidente y yo tuve que contestar con un “¡No lo siento!”. Hay una gran imagen de la respuesta de sorpresa de la ganadora del Oscar, Octavia Spencer, cuando el presidente y la primera dama, Michelle, entraron juntos, como en una gloriosa visión. Fue mágico.

Diez años antes tenía miedo de hablar en una sala pequeña. Sin embargo, me encontré en un evento con 10 000 chicas entrevistando a Janelle Monáe, Octavia Spencer, Aldis Hodge and Pharrell, y, ante todas esas personas, no sentí ningún miedo.

En realidad solo quiero ayudar a los niños. En ese evento, una niña pequeña se acercó y me dijo: “¡Siempre he querido ser pediatra y, después de hoy, sé que puedo!”. Por eso hago lo que hago.

Un montón de modelos a seguir en el escenario

Series como CSI: Crime Scene Investigation retratan la ciencia forense de una manera positiva, sexy y atractiva. En la década del 2000 se registró un aumento en el número de estudiantes que se inscribieron en esa carrera, y es probablemente uno de los pocos campos STEM que es más femenino que masculino. Lo llamamos el “Efecto CSI”: la forma en que el campo fue representado en los medios de comunicación canalizó la percepción positiva del público.

El arte y la ciencia pueden colaborar como herramienta para educar y entretener. Cuando estaba en la escuela de posgrado, escribí y grabé en un vídeo titulado “No puedo tratar esto”, una parodia del “Can’t Touch This” de MC Hammer, que trata sobre la degeneración macular relacionada con la edad, que era el enfoque de nuestra investigación.

Ahora mismo nos están llamando la atención. Ninguno de nosotros se puede permitir el lujo de ser complaciente, porque estamos bajo una nube muy oscura, pero hay un lado positivo. Hoy en día hay muchas más personas que quieren ser activistas. No es necesario formar parte de una gran organización. Como individuo, uno tiene la capacidad de hacer cosas. Tengo mucha fe en la generación más joven, que es mucho más abierta.

Padres orgullosos que acaban de ir a la oficina de su hija

Mis padres son increíbles. Mi madre es una superwoman. Ella trabajaba a tiempo completo, pero aun así nos hacia la comida a mí y a mis otros tres hermanos, y asistía a todos mis juegos deportivos y partidos de baloncesto. Mi padre nunca me trató de manera diferente porque fuera una niña. Me enseñaba a jugar baloncesto y me llevaba de pesca con mi hermano.

¿Quién quería ser cuando era niña? Yo admiraba a mi hermana Angela. Ella es 13 años mayor que yo y fue la primera persona que conocí que fue a la universidad.

Si tuviera un FuturePower… Me encantaría tener la capacidad de ayudar a las personas a ver su potencial más alto y la versión más excepcional de sí mismas, lo que no depende ni de la raza ni del género ni de la preferencia sexual ni de cualquier otra “etiqueta” que se lleve.

A Knatokie todavía le encantan las gafas grandes

Knatokie Ford ha estado hablando con la editora del Atlas Lisa Goldapple. Lee más entrevistas de FutureHero aquí: desde Steve Rader, de la NASA, y la diseñadora Nelly Ben Hayoun, hasta la pequeña activista literaria Marley Dias de #1000BlackGirlBooks.