Mira tu camisa. ¿Alguna vez has pensado de dónde viene su color? Desgraciadamente, el teñido es uno de los pasos más dañinos del proceso de confección de ropa.

La cantidad de agua que se utiliza afecta a los recursos naturales y los productos químicos de los tintes sintéticos tienen efectos catastróficos en la tierra y el aire. A menudo, los residuos tóxicos de los tintes se vierten en el agua dulce, matando a los peces y la vida acuática. El agua contaminada por los tintes se vuelve imbebible y está relacionada con cánceres y problemas de salud a largo plazo. Los trabajadores de la confección tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones de salud por los gases tóxicos. Encontrar una forma más segura y ecológica de colorear nuestra ropa no es solo una cuestión medioambiental, también se trata de derechos humanos.

Muchos diseñadores de moda y artistas textiles reconocen la necesidad urgente de reemplazar estos productos químicos. También sabemos que cada vez más amantes de la moda son conscientes de la huella de carbono de su armario, como Katrina Orsini.

Katrina Orsini

Su amor por las telas fue lo que llevó a Katrina a entrar en el mundo de la moda. En la escuela de diseño Parsons y como Smithsonian Fellow que trabaja con tejidos en el museo Cooper Hewitt, aprendió mucho sobre el daño causado por la industria de la moda y sobre los diseñadores que trabajan para solucionarlo. En este “AtlasChart” pone en valor a las empresas que diseñan un futuro de la moda colorido y limpio, combinando su amor por los tintes con las posibilidades del mundo natural a través de la biología. “Podemos ofrecer vestidos coloridos sin toxinas ni contaminantes, y quiero arrojar luz sobre el trabajo de estos innovadores.”

 

1. Faber Futures, Londres, Reino Unido

“Una de mis cosas favoritas de este proyecto es el nivel de control que ofrece la bacteria. Puedes obtener un tinte uniforme o permitir que el crecimiento de las bacterias determine el patrón de pigmentos que prefieres. Creo que es una hermosa metáfora de la armonía que posibilita el biodiseño.”

► Morado bacteria

 

2. TômTex, Nueva York, Estados Unidos

“Este proyecto se convierte en algo especial por la forma en que la diseñadora Uyen Tran lleva sus orígenes y sus recuerdos consigo y los aplica en su diseño sin importar dónde se encuentre. Es un recordatorio de que solucionar los problemas de la industria de la moda es un reto global y una responsabilidad global.”

► Marrón de mariscos y residuos de café

 

3. SauColors, Bogotá, Colombia

“A menudo, las mayores fuentes de inspiración provienen de las cosas que vemos todos los días. A veces pasamos por alto las posibilidades del mundo natural incluso cuando las tenemos frente a nosotros. Me encanta que Luis haya reconocido el modelo de color que la naturaleza había dejado frente a él.”

► Azul de caca de pájaro

 

4. Algaeing, Beit Yizhak, Israel

“Cuando realmente te enamoras de tu ropa, sabes que usarla no es un acto inconsciente, ni debe ser un acto pasivo. Este proyecto me encanta porque no solo es bueno para la tierra, sino que también es bueno para el cuerpo del usuario, al liberar antioxidantes, vitaminas y minerales. La idea de que la industria de la moda puede pasar de ser dañina a una especie de simbiosis entre la piel y la tierra muestra que todo es posible si nos lo proponemos.”

► Naranja y verde de las algas