Stephanie Benedetto lleva la reutilización de las telas en la sangre. A finales del siglo XIX, su bisabuelo empezó a buscar tejidos en desuso y a convertirlos en ropa. Cien años después, Stephanie retomó la misma idea y la amplió. En 2018, lanzó Queen of Raw, un mercado en línea que utiliza la tecnología ‘blockchain’ para conectar a más de 175.000 personas y empresas que desean comprar y/o vender existencias de telas no utilizadas.

Al hacerlo, Benedetto está ayudando a minimizar la enorme carga ambiental que supone la creación de nuevos tejidos. Cada metro de tela comprado en Queen of Raw ahorra la friolera de 2.600 litros de agua, así como los contaminantes químicos y los gases de efecto invernadero que generalmente se emiten para fabricar los hilos y las telas de las que está hecha nuestra ropa. Todo mientras se mantiene la tela fuera del vertedero, lo cual, en un mundo donde cada segundo un camión de basura lleno de tejidos se dirige al vertedero, es una solución que urge más que nunca.

Incluso para las empresas interesadas en vender su “stock muerto” y mejorar su sostenibilidad, saber exactamente cuánta tela sin usar hay en su cadena de suministro y dónde está no es un desafío menor. Para ayudar, Benedetto ha lanzado MateriaMX (abreviatura de Material Exchange), una plataforma tecnológica que ayuda a las empresas a localizar, medir y rastrear los desechos en su cadena de suministro en tiempo real. Luego, con un clic, cualquier material no utilizado identificado por el sistema se puede agregar al mercado Queen of Raw, todo mientras rastrea el agua, las toxinas, la energía y el dinero que se está ahorrando.

Hacia 2025, Queen of Raw podría ahorrar más de 15 mil millones de litros de agua y más de 2 millones de euros en productos químicos, y mantener 2 millones de toneladas de tejidos fuera del vertedero.

Conoce a la FutureHero: Stephanie Benedetto nos habla sobre cómo la contaminación puede convertirse en ganancias y sobre el papel de la tecnología en un futuro con menos desperdicios.

Queen of Raw fue el primer nombre en el que pensé. Mi familia siempre me ha llamado ‘the queen’ (la reina) y quiero empoderar a todos en todo el mundo para que se sientan como los reyes y reinas de su dominio, para que puedan marcar la diferencia. Y ‘raw’ por las materias primas, en lugar de la palabra sostenible, que significa tantas cosas para tanta gente.

Arreglar el mundo de la moda significa reconstruir las cadenas de suministro para apoyar a las personas, al planeta y a las ganancias. Esto incluye evaluar cada paso, desde la granja hasta el producto terminado y el final de su vida útil.

Es muy positivo ver que estos problemas se están convirtiendo en las principales prioridades de las empresas. Residuos, sostenibilidad, inventario no utilizado, cadenas de suministro digitales: hace unos años, estos no eran lo más importante. Pero ahora las empresas ven su valor, ven cómo puede ayudarles a sobrevivir hoy y a prosperar mañana.

Hacer el bien es absolutamente fundamental, pero no se puede esperar que las empresas con ánimo de lucro hagan el bien solo por hacer el bien. Si podemos construir soluciones y modelos de negocio nuevos e innovadores que generen una rentabilidad masiva, y resulta que también le va bien a las personas y al planeta, es beneficioso para todos. ¿Cómo decir que no a eso? Crear soluciones sostenibles y rentables para el futuro. así es como podemos resolver problemas como la crisis mundial del agua.

Luego, una vez que las empresas hayan liberado efectivo, pueden invertirlo en otras formas de hacer su negocio más sostenible. Pueden encontrar otras áreas de su cadena de suministro donde mejorar.

Es interesante mirar hacia atrás, hasta 2008, y hablar sobre lo que estamos pasando en este momento. Estuve en Wall Street como abogada corporativa y en 2008, por supuesto, el mercado se derrumbó, se puso muy oscuro. Lo tomé como mi oportunidad para reevaluar lo que estaba haciendo y cómo podría servir mejor a la sociedad y al futuro. Ahora, nuevamente, estamos en un período de recesión e incertidumbre y, de alguna manera, oscuridad. ¿Cómo podemos encontrar la luz y generar oportunidades y nuevos modelos de negocio y nuevas visiones de futuro?

Después del Covid, puedo ver que las cosas se mueven hacia cadenas de suministro localizadas, digitales y bajo demanda. Las soluciones digitales son clave para que esto suceda.

Ahora que el mundo se ha ralentizado un poco, las empresas tienen la oportunidad de ponerse al día. La industria de la moda está increíblemente atrasada en tecnología: algunos todavía usan lápiz y papel y hojas de cálculo de Excel para administrar las cosas. Algunos habían estado haciendo las cosas como lo hacía mi bisabuelo en la década de 1890. Y es por eso que tenemos todos estos desperdicios y desafíos. Esta desaceleración significa que tienen tiempo para digitalizarse, lo que tendrá enormes implicaciones para las personas, el planeta y las ganancias.

Pero no sería una líder eficaz si pongo la tecnología en primer lugar. La tecnología ofrece la solución, pero no es la solución en sí. Vimos un problema comercial y encontramos una manera de resolverlo. Podría describir lo que hacemos sin hablar de tecnología; es simplemente la forma en que llegamos a la solución.

El futuro de la moda es un mundo sin ropa, al menos sin ropa en el sentido tradicional. Imagina poder volar alrededor del mundo sin maleta. Después de llegar a tu destino, encontrarás toda tu ropa impresa en 3D en su armario según tus especificaciones y estilo. Cuando termines tu viaje, lo dejas todo atrás para dividirlo en materias primas y luego redistribuirlo a la siguiente persona. ¡Ese es el futuro de la moda y un mundo sin desperdicios!

A medida que crecemos, aprendemos sobre nuevas partes del problema que podríamos resolver. Escuchamos una y otra vez que para las grandes empresas no existe ninguna solución para el inventario no utilizado de productos acabados. Por ejemplo, pueden tener 100.000 camisetas blancas en un almacén esperando a ser quemadas o depositadas en vertederos porque el plan de negocios de esa empresa cambió o cambiaron a un nuevo estilo o color. ¿Podría aplicarse nuestra tecnología? Esta es una oportunidad sin explotar y un problema que realmente nos interesa resolver.

Las redes sociales están creando una oportunidad real para la sostenibilidad en la moda. Por mucho que haya desafíos en la naturaleza acelerada de las redes sociales y se haya creado la necesidad de mostrar un nuevo atuendo en Instagram todos los días, también nos convierte a todos en guardianes del mundo. Siempre que hay una mala práctica, el mundo lo ve y lo recuerda, y lo sabe al instante, porque todos estamos en nuestras redes sociales conversando sobre estos temas.

Contar la historia de la sostenibilidad al consumidor final es clave. La gente, especialmente la gente joven, quiere comprar mejor. Quieren tomar decisiones informadas y educadas. Por eso queremos ayudar a las empresas a contar esta historia. Estamos viendo cómo podemos conectar nuestra plataforma a un código QR que aparecería en la ropa terminada, de modo que cuando vayas y compres esa camisa, puedas escanear la etiqueta colgante y saber si está certificada como Queen of Raw, y exactamente cuántos litros de agua y euros en productos químicos has ahorrado.

Para que la diversidad evolucione en la moda de manera significativa, no podemos hacer que las organizaciones simplemente publiquen estadísticas y contraten personas para que marquen una casilla. Las empresas deben entablar conversaciones significativas sobre estos temas para ver cómo pueden tener un impacto duradero en sus negocios.

A la próxima generación de personas que trabajan por una moda más sostenible, les diría que no tengan miedo. Que no tengan miedo de difundir su idea, su punto de vista, su visión, su sueño, que se concentren en sacarlo a la luz rápidamente. Que aprendan de quienes vinieron antes y de sus clientes. De esa manera, serán la próxima gran marca de moda, pero con una mentalidad con sentido para las personas y el planeta.

Existe una gran oportunidad para que los diseñadores independientes emergentes adopten estos principios. Para una gran marca o minorista de moda, es muy difícil cambiar una forma de hacer las cosas a la antigua. Lo que significa que para los nuevos diseñadores es una gran ventaja competitiva. Pueden moverse rápidamente, pueden adoptar estas nuevas soluciones. Es un momento muy emocionante.

Mi poder futuro sería… sanar. Proteger a las personas, especialmente a las generaciones futuras, y sanar la tierra. La curación puede cambiarlo todo. Espero, a mi manera, poder comenzar a curar parte del daño que hemos hecho.

AcciónAtlas: Escucha más de Benedetto en su podcast. Y compra algunas telas de Queen of Raw desde tan solo 3 metros.

¿Conoces a alguien que ayude a repensar nuestra relación con la moda? Envía un proyecto a FashionFutures y lo pondremos en el centro de atención. Stephanie Benedetto ha hablado con Becca Warner, redactora de Atlas of the Future.

► Suscríbete a la newsletter para descubrir más FutureHeros