El desierto reverdece con agua de mar

Sahara Forest Project
Jordania (Áqaba)

Así es como se cultivan verduras en el Sahara: canalizando agua del Mar Rojo a través de las arenas para producir biocombustibles y electricidad.

 

En la época de Julio César, el Sahara, que tenía un clima bastante diferente, se consideraba el granero de Roma. Durante unos 200 años, África del Norte suministró alrededor de dos tercios del total de cereales que abastecían la capital del imperio. Esto derivó en deforestación, un aumento de la salinidad y una pérdida de minerales del suelo. Ahora, este desierto árido y estéril es una de las extensiones de tierra más grandes y secas de la Tierra.

Se predice que habrá 9.300 millones de personas en el planeta para 2050. Asegurar que haya suficiente tierra fèrtil, agua dulce y energía para una población tan inmensa requerirá algo más que detener los efectos destructivos del cambio climático, como la desertificación.

La ambición del Sahara Forest Project es hacer que los desiertos del mundo vuelvan a ser productivos y, en última instancia, restaurar su vegetación. Un equipo de ingenieros, arquitectos, biólogos, ambientalistas y gente de negocios se ha unido para crear un concepto basado en una idea simple pero grande: ¿Por qué no hacer uso de tecnologías ambientales ya probadas y tomar recursos como el agua salada, la luz solar y la arena para producir lo que más necesitamos? Obtendríamos comida, agua y energía sostenibles.

Fundado sobre la premisa de que debemos encontrar un enfoque más holístico para abordar con éxito los desafíos relacionados con la seguridad energética, alimentaria y del agua, el nuevo oleoducto de agua salada del Sahara Forest Project, cuya finalización está prevista para finales del verano de 2021, llevará agua desde el Mar Rojo hasta bioplantas innovadoras donde equipos de tecnología solare y de evaporación de agua salada se combinarán para producir biocombustibles y electricidad, así como cultivos alimentarios y agua purificada.

“No podemos resolver problemas utilizando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos.» Albert Einstein

El sistema está diseñado para cosechar sinergias tecnológicas al tiempo que minimiza y reutiliza los residuos, y sorprendentemente no es demasiado bueno para ser verdad. Ya se aplica en el desierto a las afueras de la ciudad de Áqaba, en Jordania.

“Utilizando el agua salada y la luz solar como principales recursos, estamos aplicando las tecnologías ambientales existentes en nuevas formas de producir alimentos, agua y energía en las zonas desérticas y al mismo tiempo restaurar la tierra con vegetación”, explica Magnus BorgenDirector de Relaciones Institucionales y Comunicaciones del Sahara Forest Project. “El corazón y el alma del concepto son las sinergias positivas que se crean cuando las diferentes tecnologías se conectan de nuevas formas.”

Los invernaderos refrigerados con agua salada proporcionan condiciones de crecimiento adecuadas que permiten el cultivo durante todo el año de hortalizas de alto valor, incluso en pleno desierto. “Al utilizar agua de mar para proporcionar enfriamiento y humidificación por evaporación, el consumo de agua de los cultivos se minimiza y el rendimiento se maximiza con una huella de carbono mínima.”

Otras tecnologías básicas incluyen un sistema de desalinización por ósmosis inversa, paneles solares para producir calor que impulsa una turbina de vapor, un control de riego y un clima interior controlados por ordenador, control biológico de plagas y cultivos al aire libre para la restauración de tierras.

Al repensar los sistemas de producción tradicionales, el enfoque restaurativo también es sostenible comercialmente. La idea se lanzó por primera vez en la Cumbre del Clima de la ONU en Copenhague en 2009. Ex líderes estatales que representan al Club de Madrid, como Gro Harlem Brundtlandafirmaron que “con fondos públicos y privados, el concepto tiene todos los elementos adecuados para desbloquear la revegetación del desierto”.

En 2017, la Sahara Forest Project Launch Station en Jordania se inauguró bajo el patrocinio del rey Abdullah II y del príncipe Haakon de Noruega. El centro de demostración está ubicado justo al otro lado de la frontera con Israel y a pocos kilómetros de la frontera con Arabia Saudita.

En 2020, una nueva asociación con Aqaba Development Corporation permitió instalar el conducto de agua salada desde el Mar Rojo hasta cinco kilómetros tierra adentro.

Borgen nos dice que el cambio clave es poder ofrecer a los consumidores una selección de vegetales climáticamente inteligente, producidos de una manera innovadora en términos de eficiencia climática y agua. Un acuerdo comercial con BAMAel mayor importador de verduras de Noruega, permite exportar verduras del desierto a clientes escandinavos, desde pimientos hasta batatas.

“Esto demuestra un interés comercial a gran escala y permite a los países del desierto llegar a nuevos mercados con nuevos productos. La visión es también crear revegetación y empleos verdes mediante la producción rentable de alimentos, agua dulce, biomasa y energía sostenibles”, dice Borgen. “Lo llamamos ‘crecimiento restaurativo’.”

El proyecto también está colaborando con la Universidad Técnica Al Hussein en un programa de capacitación para mujeres ingenieras en formación que apoye la tecnología agrícola en Jordania, con el apoyo del gobierno noruego y de la Fundación Costa Crociere.

Borgen agrega que 12 de los 17 países con mayor estrés hídrico del mundo se encuentran en la región del Medio Oriente y África del Norte, y Jordania es el quinto país más pobre del mundo en lo que respecta a los recursos de agua dulce, según un estudio reciente de 2019 realizado por el World Resources Institute.

“Un aumento de la agricultura tradicional para poder atender a los mercados locales y extranjeros crearía un efecto perjudicial e insostenible en los niveles de agua subterránea. El Sahara Forest Project permite obtener cultivos alimentarios de alta gama sin agotar los suministros locales de agua dulce. Usando energía solar en el proceso y restaurando zonas desérticas, reducimos muchísimo la huella de CO2 en comparación con los tradicionales invernaderos.”

Habiendo sido parte del Sahara Forest Project durante años, Borgen dice que siempre cree en el dicho “Nunca dejes que una buena crisis se desperdicie”. Una vez que la pandemia esté bajo control, es necesario que haya una clara aceleración global hacia prácticas, soluciones y tecnologías más ecológicas que ya están aquí.

“Aunque es justo afirmar que la pandemia no es una crisis ‘buena’, creo que deberíamos aprovechar los próximos años para actuar mucho más rápidamente sobre el cambio climático y los problemas ambientales. Los líderes de todos los niveles de la sociedad, pero especialmente los principales políticos, directores ejecutivos e inversores, tienen la enorme responsabilidad de dar seguimiento al Acuerdo de París de 2015 en esta década.”

Dado que el sector agrícola es una gran parte del problema, incluidas las emisiones de CO2, la escasez de agua y la degradación ambiental, Borgen espera que el Sahara Forest Project pueda contribuir. “Abordar los problemas relacionados con el nexo agua-energía-alimentos es absolutamente imperativo para lograr la estabilidad política y social, la seguridad alimentaria y el desarrollo climáticamente inteligente.”

El proyecto nos urge a todos a pensar en los productos agrícolas que consumimos. ¿Eres parte del problema o parte de la solución para las próximas décadas? ¿Los agricultores utilizan energía fósil o energía renovable? ¿Se gestionan los recursos hídricos de tu región de forma adecuada y sostenible? ¿Cómo se usa la tierra y la industria agrícola: ayudando o agotando los ecosistemas locales?

AcciónAtlas: El Sahara Forest Project busca inversores estratégicos con vasta experiencia en operaciones en países cálidos y con redes internacionales. Descubre más aquí.

Escrito por

Lisa Goldapple, Editor, Atlas of the Future (12 enero 2021)

Responsable del proyecto

Mr. Kjetil Stake, CEO

Colaboradores

Este proyecto ha sido seleccionado como parte de MedFutures, un nuevo canal de contenido que incluye las soluciones más innovadoras e inspiradoras a la crisis del agua y del clima en el Mediterráneo y las personas que hay detrás. Atlas of the Future se complace en asociarse con Aigües de Barcelona.

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
Descubre cada semana los proyectos que están cambiando el mundo