Cultivando en los pasillos

INFARM
Alemania (Berlín)

Dentro del laboratorio oculto de un profesor loco en Berlín-Kreuzberg, un equipo trabaja con el objetivo de alimentar a una población en rápida expansión, consumiendo menos recursos y reduciendo el impacto ambiental. Lo están haciendo mediante la construcción de ‘granjas verticales’ en el corazón de las ciudades. Los supermercados, y los hipsters, las adoran. ¿Quién no querría coles y cilantro sin fin?

Erez Galonska, Guy Galonska and Osnat Michaeli, Founders, InFarm: Farming in the aisles

En respuesta a la creciente demanda de un sistema alimentario local, transparente y dinámico, las granjas verticales INFARM permiten el cultivo de productos de primera calidad libres de pesticidas a precios competitivos durante todo el año en cualquier espacio. Tienen la ventaja ambiental de eliminar el transporte, el almacenamiento, la refrigeración y pueden reducir en gran medida los residuos.

INFARM fue fundada por Osnat Michaeli y los hermanos Erez y Guy Galonska cuando llegaron a Berlín en 2014. Cuando el trío empezó, estaban motivados por lo que querían cambiar en sus propias vidas: ser más independientes, comer más saludablemente y experimentar la emoción de cultivar su propia comida: “Creo que la mayoría de las personas miramos el mundo que nos rodea y vemos los mismos problemas”, explica Michaeli.

Su primer sistema hidropónico se construyó en su sala de estar en Neukölln, Berlín, como “una forma de lograr esa sensación de libertad y frescura sin tener que mudarse al campo”. Se sorprendieron con los resultados. “Recuerdo que era un febrero frío y nevado y teníamos vegetales frescos adentro. De este primer jardín hidropónico de tuberías nació INFARM”.

Michaeli se enganchó tan pronto como probó su primera cosecha. “Como cocinero entusiasta y apasionado, me fascinaba el suministro prácticamente infinito de hierbas exóticas y vegetales frescos que de repente teníamos disponibles. Hay muchas variedades únicas y deliciosas que no están disponibles en los mercados porque son demasiado delicadas para sobrevivir en la cadena de suministro”.

Habían planeado viajar por Europa ese verano en una vieja caravana Airstream renovada. “En cambio, la estacionamos en el PrinzessinnenGarten y construimos una instalación agrícola vertical en ella. El interés y el éxito de este proyecto nos dieron el empujón que necesitábamos para llevarlo a cabo como negocio”.

Fue entonces cuando se dieron cuenta de que podían enfrentarse a un sistema alimentario altamente ineficiente, insostenible y arcaico. “Tuvimos la suerte de involucrarnos en algo que realmente disfrutamos y esperamos que tenga el potencial de ayudar a afrontar los problemas ambientales a los que todos nos enfrentamos, promoviendo un cambio real, para nosotros mismos y nuestra comunidad global”.

En 2015, el equipo lanzó su primera granja en el supermercado Metro Cash & Carry de Berlin, ya que allí es donde a los chefs les gusta comprar. Desde entonces, docenas de variedades raras de especies de plantas han florecido en un espacio de aproximadamente cinco metros cuadrados, para clientes que valoran los productos frescos y nutritivos.

El centro agrícola autónomo es un invernadero transparente donde los compradores pueden echar un vistazo al proceso de crecimiento. Las plantas crecen en una capa delgada de agua enriquecida con oxígeno en las “bandejas de crecimiento” patentadas por INFARM. Los algoritmos de iluminación mejoran el sabor y aumentan el valor nutricional. Los micro sensores monitorean cada parámetro para garantizar que todas y cada una de las plantas obtengan las mejores condiciones para prosperar.

Y la prensa (y los hipsters) se volvieron locos.

Tras su éxito en Metro, INFARM persigue su misión de construir redes inteligentes de agricultura urbana. “Esto elimina la necesidad de enviar nuestros alimentos a miles de kilómetros de distancia y garantiza el acceso a productos frescos y de primera calidad, a precios asequibles, los 365 días del año”, explica Michaeli.

Cuando comenzaron, INFARM estaba operando dentro de un mercado relativamente nuevo. El desafío más grande del equipo fue comunicar las razones por las que se necesitaba un negocio como INFARM. Pero hoy han descubierto que los consumidores se han vuelto más conscientes y exigen transparencia de sus proveedores de alimentos. Quieren alimentos que sean mejores para ellos y mejores para el planeta. INFARM satisface esta demanda mediante el desarrollo de tecnología avanzada para suministrar productos altamente nutritivos que se cultivan más cerca de los consumidores que nunca.

Cuando se le preguntó si creía que INFARM es un concepto idealista o se centra exclusivamente en los objetivos comerciales, Michaeli respondió: “Un buen emprendedor tiene que ser una síntesis del soñador, el inventor y el economista. Si desea que su idea se manifieste en el mundo real y marque una gran diferencia, entonces debe construir un negocio sólido y rentable.”

AcciónAtlas ► Conviértete en un INFARMer.

Actualització de l’editor:

INFARM es ahora el líder de la agricultura urbana europea: operan más de 300 granjas en pasillos de supermercados, restaurantes, cocinas y almacenes de distribución.

Escrito por

Lisa Goldapple (12 abril 2017)

Responsable del proyecto

Erez Galonska, Guy Galonska y Osnat Michaeli, fundadores

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente. Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
The future of education explained
by 7 of the world's most inspiring experts
Discover the online event
Fixing the future - Education edition
Sign up for our weekly newsletter