La tecnología impulsa a esta cooperativa arrocera de mujeres

IFAD-VCDP
Nigeria (Kontagora)

El resplandeciente sol de una mañana de abril golpea sobre Kontagona, una animada ciudad comercial en el centro de Nigeria. Se oye un constante zumbido de los generadores mientras las máquinas de molienda descascaran los granos de arroz, revelando brillantes granos blancos. La COVID-19 está en la mente de todos. Pero la próspera cooperativa arrocera de mujeres de Tudun Wada South está abierta al negocio.

Aquí en Kontagora, los productores y elaboradores de pequeña escala siguen en marcha para satisfacer las necesidades alimentarias de Nigeria.

Asabe Danjuma es la presidenta de la floreciente cooperativa. Gracias al Programa de Desarrollo de la Cadena de Valor (VCDP), un esfuerzo conjunto del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (IFAD), el Gobierno de Nigeria y el sector privado, Asabe y su cooperativa, integrada por 75 miembros, han sido testigos de transformaciones que han cambiado la vida de su comunidad. Las mujeres han creado una empresa sostenible que ha creado puestos de trabajo y aumentado los ingresos en su comunidad, y que también contribuye a la seguridad alimentaria del país.

Al igual que en otras partes del mundo, las medidas de precaución adoptadas por el gobierno han planteado desafíos para la actividad comercial en Kontagora. Asabe ha elaborado rápidamente, con las mujeres de la cooperativa, una estrategia que les permita seguir procesando y vendiendo arroz, operando dentro de las restricciones y medidas de seguridad establecidas.

«Nos dividimos en tres subgrupos para reducir el número de personas dentro del centro de procesamiento», dice Asabe. «Luego se le da a cada grupo un día para entrar a procesar el arroz. Y siempre usamos máscaras faciales, ya que son parte de nuestra vestimenta habitual».

La cooperativa ha sido capaz de conciliar este ajetreado mercado con la necesidad de salvaguardar la salud. «El tema del distanciamiento social se aborda automáticamente porque empleamos la división del trabajo. Algunas mujeres lavan arroz, otras lo hierven, otras lo secan, lo muelen o lo envasan en sus secciones, respectivamente.»

Las mujeres comienzan su mañana a las 7 y permanecen dentro del centro de procesamiento durante las horas en que la entrada y salida está restringida. Asabe explicó cómo la cooperativa está maximizando su eficiencia. «Nuestros clientes vienen a la arrocera entre las 8 y las 9:30 de la mañana para comprar nuestro arroz. Nos adherimos estrictamente a los principios rectores para reducir la propagación de la COVID-19, como el lavado regular de manos y el uso de desinfectantes de manos». A la entrada del molino, los clientes se lavan y desinfectan las manos también. Gracias a un pozo perforado por el VCDP, no nos falta nunca agua fresca y limpia.

Las mujeres están más ocupadas que nunca, de hecho, el hecho de que la gente se apresure a abastecerse se refleja en el aumento de la demanda de alimentos básicos. “Esta gran demanda está trayendo más dinero en nuestros bolsillos», añade Asabe.

Los trabajadores de la construcción trabajan sudando la gota gorda en medio del ajetreo de los cultivadores de arroz que traen su arroz a la cooperativa. Después de solo dos años en el negocio, ya están ampliando sus instalaciones.

Esta expansión no habría sido posible sin las constantes mejoras en la tecnología. Las mujeres solían hervir el arroz en grandes cazuelas de agua, procesando solo una tonelada de arroz al día. Algunos de los granos de arroz se rompían, se descoloraban o incluso se quemaban, lo que disminuía el valor de mercado y hacía difícil competir con el arroz importado de mayor calidad.

Sin embargo, el problema al que se enfrentaron Asabe y las trabajadoras no fue la falta de arroz de calidad. Ya en 2015, el IFAD-VCDP había presentado a los agricultores locales el Faro 44, una variedad de arroz conocida por sus granos largos. Con esta semilla certificada mejorada y la capacitación en mejores prácticas de cultivo, sus rendimientos se triplicaron y la calidad del arroz cosechado mejoró.

Pero, a pesar de la abundancia de arroz de alta calidad disponible, carecían de la tecnología adecuada para procesar el arroz de manera que cumpliera con las normas internacionales. Eso cambió en noviembre de 2017, cuando el IFAD-VCDP proporcionó a la cooperativa equipo de procesamiento mecanizado.

La nueva maquinaria incluía innovadoras calderas de “fondo falso», que cocían el arroz al vapor en lugar de hervirlo, como se hacía tradicionalmente. El método da como resultado un producto más atractivo y duradero que también conserva sus vitaminas y minerales, aumentando así su valor nutritivo.

En el marco del proyecto se impartió capacitación a más de 4.000 mujeres sobre la utilización de la nueva técnica al vapor. Con las calderas nuevas, las mujeres pueden trabajar con mayor eficiencia, produciendo hasta 30 toneladas diarias de un arroz de alta calidad para el que existe un mercado insaciable en Nigeria. La cooperativa ha pasado de producir arroz de baja calidad y poco deseable a competir por satisfacer la demanda, y a un precio mucho más alto.

«Llevábamos más de 20 años en el negocio del arroz y no teníamos nada de lo que enorgullecernos», dice Hajara Mohammed, Presidente de la Sociedad Cooperativa Doko Yegborolo. «Pero en solo dos años, el IFAD-VCDP nos ha hecho ricos. La gente viene a nosotros incluso antes de que terminemos de procesar. Estamos expandiendo nuestro negocio y empleando gente para trabajar y ser pagados porque necesitamos más manos para poder satisfacer la demanda del mercado.»

Asabe se enorgullece de lo que la cooperativa de mujeres ha logrado, y del futuro sostenible que pueden esperar. «El cielo es nuestro límite», dice. «Vamos a seguir creciendo para competir con otras empresas más grandes. Aquí, solo somos mujeres en nuestra cooperativa, y estamos a la altura».

Señala a las trabajadoras  y señala: «Estamos construyendo este nuevo molino con el dinero que hemos ganado, sin el apoyo financiero del proyecto. Después de solo dos años, nuestro negocio ya es completamente sostenible. Cuando la construcción termine, estaremos listas para seguir creciendo».

Lea más: La respuesta del IFAD a la COVID-19 y el trabajo del IFAD en Nigeria.

Escrito por

Avistado por Myriam Sorteras Perez (08 mayo 2020)

Responsable del proyecto

IFAD, el Gobierno de Nigeria y el sector privado

Hajara Mohammed, Presidenta de la Sociedad Cooperativa de Doko Yegborolo.

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente. Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
The future of education explained
by 7 of the world's most inspiring experts
Discover the online event
Fixing the future - Education edition
Sign up for our weekly newsletter