Huertos de agricultura orgánica bajo París

Cycloponics
Francia (París)

Cycloponics da nueva vida a los aparcamientos subterráneos de Francia, donde se cultivan setas orgánicas, endivias y microvegetales justo bajo de los pies de los habitantes de la ciudad.

 

En las décadas de 1960 y 1970, se observó que París no tenía suficientes plazas de aparcamiento y los edificios nuevos se vieron obligados a ofrecer un amplio espacio de estacionamiento subterráneo para todos y cada uno de los residentes. Pero en 2021, muchas personas han sustituido ya sus vehículos por alternativas más ecológicas. El aire se lo agradece, pero ¿qué fue de esos espacios subterráneos? Algunos quedaron abandonados o vacíos, hasta ahora. Cycloponics da nueva vida a los aparcamientos, y lo hace con setas.

“¡Sabía que quería ser agricultor, y que quería serlo en la ciudad!”, dice el cofundador de Cycloponics, Jean-Noël Gertz. En 2017, se embarcó en la búsqueda de la ubicación perfecta. Al tropezar con una serie de aparcamientos en desuso, decidió crear un espacio de cultivo único. Entrando ahora en su cuarto año de producción, el proyecto ha seguido creciendo desde sus raíces, con puntos activos en Estrasburgo, París y Burdeos.

Cycloponics grow mushrooms underground in Paris

De los tres sitios, La Caverne es quizás la joya de la corona de Cycloponic. Con el apoyo del programa de agricultura urbana Les Parisculteurs, Jean-Noël, su cofundador Theo Champagnat y su pequeño equipo han podido transformar este aparcamiento subterráneo en un milagroso cultivo urbano orgánico. Más de 3.500 metros cuadrados de cultivos y ni un solo árbol talado en el proceso.

Originalmente formado como ingeniero de HVAC, Gertz define el cultivo de hongos como un proceso “mágico”. De hecho, las pilas de setas amontonadas en La Caverne son una visión extrañamente preciosa de contemplar: un bosque secreto escondido bajo el bullicio y el ajetreo de la ciudad. Sin embargo, la granja no se limita a los shiitakes. “Cultivamos alimentos orgánicos y locales, con una huella de carbono muy baja”, explica Gertz. Las diferentes secciones albergan otros cultivos, como endivias y microvegetales.

Con una temperatura relativamente estable de alrededor de 19 grados centígrados, el estacionamiento subterráneo ofrece el clima perfecto para cultivar hongos y mucho más, sin los costes ambientales adicionales de instalar sistemas de calefacción o refrigeración.

La atmósfera sombría también beneficia a los agricultores, ya que las setas requieren poca luz para crecer. Las endivias, las góticas del mundo vegetal, pueden brotar completamente en la oscuridad. Un sistema LED de bajo consumo se encarga de las microverduras. Todas las que se cultivan aquí también son resistentes a la sequía, lo que ayuda a reducir el consumo de agua. Se han instalado ventiladores para simular un efecto de brisa, asegurando que las plantas desarrollen resistencia y crezcan fuertes.

Además de controlar la factura de la luz, Cycloponics demuestra una tenaz dedicación a los métodos agrícolas naturales. Los pesticidas son un anatema y no hay lugar para los fertilizantes sintéticos. En cambio, el equipo recurre a técnicas de permacultura, en particular lombricompostaje, apostando por los gusanos, que describen cariñosamente como “nuestros aliados”. Estas criaturas descomponen la materia vegetal sobrante para crear fertilizante, que luego vuelve a las bandejas para impulsar la siguiente ronda de plántulas.

Una vez listas, las cosechas se recogen, se colocan en un remolque y se entregan a los restaurantes locales en bicicleta el mismo día: logística cero carbono y frescura garantizada, todo gracias a las distancias de viaje más cortas.

Desgraciadamente, no todos los cultivos se asientan bien bajo tierra. Un experimento con tomates resultó ser una decepción, mientras que las patatas y los tubérculos están prohibidos debido a sus necesidades de amplias superficies de suelo. Sin embargo, “la respuesta del público ha sido asombrosa” y la demanda de sus productos agrícolas está aumentando.

Y los beneficios de los proyectos de Cycloponics no se limitan a almuerzos y cenas más ecológicos. La ‘startup’ ha hecho un esfuerzo por mejorar el barrio de La Chapelle, donde se encuentra. “Crear empleos sostenibles es un gran logro”, dice Gertz, destacando las oportunidades de empleo creadas a través del proyecto.

Cycloponics

El espacio está abierto a visitas educativas, tanto para escuelas como para residentes del distrito, ofreciéndoles la oportunidad de aprender más sobre el cultivo de las plantas. Es una oportunidad fantástica para que los niños (y adultos) de la ciudad vean cómo crece su comida antes de llegar al supermercado.

La Caverne también ha acogido en su espacio otras iniciativas sostenibles. Entre otros artilugios y contenedores hay cajas de espirulina, un alga repleta de vitaminas y minerales. Estos brotes pertenecen a una ‘startup’ diferente y han encontrado aquí un hogar temporal antes de ser entregados.

La influencia de Cycloponics también se extiende más allá de sus orígenes. “Ver a otras personas iniciar proyectos inspirados en mi trabajo es algo por lo que estoy muy agradecido”, señala Gertz. “Mucha gente está creando cultivos de setas.” Incluso con la pandemia de la COVID-19 aún activa, el proyecto no muestra signos de debilidad: “Estamos abriendo otros siete espacios subterráneos, cultivando setas de París [también conocidas como setas de botón], variedades exóticas y algunas otras sorpresas”.

AcciónAtlas: Para aquellos que no puedan crear sus propios proyectos agrícolas subterráneos, pero que quieran echar una mano, Jean-Noël Gertz tiene un mensaje claro: “Compra local! Compra setas!

►Descubre más proyectos de agricultura y alimentación.

Escrito por

Holly Duncan (18 mayo 2021)

    Biografía

    Traductora convertida en guionista y periodista, radicada en Barcelona. Le gusta la comida, la comedia y, de vez en cuando, salir a la calle.

    Responsable del proyecto

    Jean-Noël Gertz, fundador

    Apoya al Atlas

    Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

    Un tour por La Caverne (en francés)
    Licencia Creative Commons

    Comentarios

     

    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Ley de Protección de Datos (LOPD).
    En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
    Cerrar
    Sign up for our weekly newsletter