Una Internet alternativa es posible

Public Stack
Países Bajos (Ámsterdam)

Internet se ha roto. Pero podemos solucionarlo con una colección de alternativas abiertas, justas y seguras. Por ejemplo: olvídate de Whatsapp y usa Signal.

 

En la década de los noventa se creía que Internet se convertiría en un espacio inclusivo para todos. Aunque ha cambiado para siempre el panorama de la innovación y la democracia, también es justo decir que las cosas han sido bastante diferentes a lo esperado.

Hace casi 30 años, Internet estaba disponible para cualquier persona que tuviera un módem. Y así comenzó su uso público social. Al mismo tiempo, la pionera de Internet Marleen Stikker lanzó Waag con la investigadora y diseñadora Caroline Nevejan. Esta empresa social con sede en Ámsterdam es un instituto de investigación de tecnologías creativas y abiertas que responden a los desafíos sociales. Incluso lanzaron Fairphone, el primer ‘smartphone’ justo del mundo.

“Si no puedes abrirlo, no te pertenece”, lema de Maker’s Bill of Rights

Con raíces en el movimiento de los ‘hackers’, Waag es parte de la infraestructura nacional holandesa para las artes y la cultura. Ahora quiere que demos forma juntos al futuro de la digitalización para crear una especie de Internet alternativa.

Cuando hablamos de Internet, estamos hablando de una red de máquinas con todo tipo de interconexiones, basadas en modelos de negocio específicos y relaciones entre usuario y servicio.

Puedes usar WhatsApp (aplicación) para enviar un mensaje a través de su conexión 4G (red) desde tu teléfono inteligente (‘hardware’). Aquí puedes ver diferentes capas de Internet. Es útil observarlo de esta manera, porque nos permite dividir las capas para investigar dónde hay algo que falla y qué capas se pueden reemplazar con alternativas.

public stack

Cuando observas la tecnología, sueles ver el exterior. Verás la pantalla de tu teléfono herméticamente cerrado y las pestañas abiertas en tu navegador. Esas interfaces están ahí para ti, el usuario: pero bajo la superficie se esconde un mundo complejo.

Para las empresas, venderte un teléfono no es suficiente: quieren saber qué haces con ese teléfono para ganar más dinero. En tu teléfono, todas las capas trabajan juntas para lograr los objetivos comerciales de su productor.

A menudo, especialmente cuando una aplicación es de instalación gratuita, te pedirá que aceptes una larga lista de términos y condiciones, esencialmente un contrato, que describe cómo pueden utilizar los datos que recopilan de ti. Esos usos son múltiples, pero tienen una cosa en común: generan dinero para el desarrollador de la aplicación a expensas de tu privacidad.

Casi todas las aplicaciones giran en torno a la minería de datos y la manipulación del comportamiento. Nos bombardean en las redes sociales y los motores de búsqueda con cebos de clicks, micro-focalización, anuncios y desinformación: los modelos de negocio de muchas empresas tecnológicas se basan en el espionaje de los usuarios y la reventa y explotación de sus datos personales. Además, la gran mayoría de las aplicaciones en línea pertenecen a unas pocas grandes empresas de tecnología. Waag quiere que esto cambie.

Se comprometen activamente con la identificación, desarrollo y apoyo de alternativas. Por ejemplo, recomiendan el uso de Signal en lugar de Whatsapp; de Mastodon en lugar de Facebook; y el uso de las pequeñas computadoras de placa única de bajo coste Raspberry Pi, de la enciclopedia en línea gratuita Wikipedia, del software Apache de código abierto Mozilla, Linux u OpenStreetMap. Y del Fairphone ético, por supuesto.

fairphone

Sander van der Waal es el líder del proyecto: “Nos esforzamos por lograr un enfoque en el que todas las capas que contribuyen a la tecnología (los valores fundamentales, el proceso de diseño, la tecnología en sí y las formas en que estas capas posicionan a las personas) tengan en cuenta valores éticos en el proceso de diseño, llevándonos a una tecnología más segura que no nos espía ni vende nuestros datos”, dice.

Waag quiere que lo intentemos, por lo que están comenzando a sumergirse en los dominios esenciales que sirven al interés público. “Hemos puesto esto en práctica a nivel local en nuestra ciudad natal de Ámsterdam, avanzando hacia la realización del dominio público digital”, agrega Sander. “Cada dominio tiene un papel que desempeñar, ser parte de espacios públicos digitales compartidos, abiertos, democráticos y justos”.

“Si amas la tecnología (o incluso si simplemente la usas), este proyecto puede ayudarte a descubrir quién la controla y cómo se financia, porque eso lo determina todo.” Kate Raworth, economista renegada

Hay muchas tecnologías, colectivos, programas e iniciativas en marcha. Para obtener una gran lista de soluciones técnicas públicas y de código abierto, consulta ethical.net.

AcciónAtlas: Juntos podemos dar forma al futuro de la digitalización. Visita Future Internet Lab para obtener más información. Este laboratorio democratiza el acceso a la tecnología.

Enviado por

Sander van der Waal

Escrito por

Lisa Goldapple, Editor-in-Chief, Atlas of the Future (26 enero 2021)

Responsable del proyecto

Marleen Stikker y Sander van der Waal

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
Sign up for our weekly newsletter