Creando reservas naturales financiadas por jóvenes

Reserva: The Youth Land Trust
Estados Unidos (Washington, D.C.)

La fotógrafa, periodista y diseñadora gráfica Callie Broaddus se sintió impulsada a crear Reserva: the Youth Land Trust a partir de sus experiencias profesionales y personales.

 

Durante siete años trabajando en National Geographic Kids como diseñadora de libros, escuchó a científicos, conservacionistas y fotógrafos hablar sobre los drásticos cambios ecológicos que estaban observando. Al enterarse de la gravedad de la crisis medioambiental, se preguntó si su propio trabajo, basado en la publicación de libros, podría tener suficiente impacto.

También se había inspirado en su hermana, Elizabeth Finley Broaddus, cuya campaña de recaudación de fondos mientras estaba en fase terminal, a causa de un cáncer raro y agresivo, recaudó 70.000 dólares para causas ambientales cuando cumplió 18 años. Había demostrado que la juventud podía actuar, que podía ser escuchada, y que podría ser financieramente poderosa, y ese trabajo continúa hoy a través de la Green Leap Forward Fund de Finley, que ha entregado 345.000 dólares en subvenciones a organizaciones ambientales.

Mientras que la causa principal de su hermana era luchar contra el cambio climático, el interés de Callie siempre había sido detener la pérdida de biodiversidad, y en 2018 fue invitada al Rainforest Trust Council, con expertos verenerados como Thomas Lovejoy y E.O.Wilson. Eso encendió la chispa de su interés en la conservación de la Tierra y disparó su determinación en demostrar su valía a la organización: “Me di cuenta de que era la única persona con experiencia trabajando con jóvenes, y simplemente me di cuenta de que no conocía ninguna reserva natural totalmente financiada por jóvenes. La gente siempre ha tenido miedo de pedirles dinero a los jóvenes o de pedirles que participen”.

Reserva: the Youth Land Trust

Callie Broaddus

Ese ‘clic’ fue el comienzo de algo grande. Cuanto más investigaba, Callie se daba cuenta de que generalmente se invitaba a los jóvenes a participar en aspectos muy concretos de los proyectos de conservación: las iniciativas educativas o la recaudación de fondos. “No pude encontrar ningún ejemplo de jóvenes que se unieran para hacerlo todo.” Al darse cuenta de ello, se alejó de su trabajo en National Geographic para llenar el vacío que observó en este aspecto de la conservación.

Se estableció un objetivo audaz: una red de reservas naturales financiadas enteramente por jóvenes, con gente joven involucrada en todo el proyecto, desde la gobernanza hasta las operaciones y la narración de historias. Cuando conoció a la joven conservacionista y escritora Bella Lack, que se convertiría en la primera socia del Youth Council de Reserva, sus ambiciones se hicieron realidad. En 2019, obtuvieron el apoyo del Rainforest Trust para que la nueva organización sin ánimo de lucro asumiera uno de los proyectos de protección que se están llevando a cabo en Ecuador. “Queríamos proteger un área realmente biodiversa que fuera lo suficientemente grande como para causar un impacto, y que potencialmente pudiera ampliarse aún más con otras compras de tierras”. Muchas personas han oído hablar de la riqueza de la Amazonía, pero la ecorregión del Chocó, en Ecuador, es aún más rica en biodiversidad.

Reserva: the Youth Land Trust

El objetivo fue financiar la conservación privada, trabajando con la población local, tanto por la seguridad a largo plazo que ofrece este modelo como por la simplicidad de comunicar la idea a los jóvenes. Un socio local, Fundación Ecominga, ya estaba trabajando con Rainforest Trust para crear la Reserva Drácula (llamada así por una rara especie de orquídea con flores en forma de dragones voladores) en el Chocó, en la frontera norte de Ecuador. El primer proyecto que tomó forma fue la compra de una parcela de 90 hectáreas dentro de esa reserva, con la posibilidad de expandir el área.

El objetivo de recaudación de Reserva era de 89.000 dólares, que serían igualados dólar a dólar por el Desafío SAVES de Rainforest Trust para asegurar la compra. El apoyo de Ecominga fue clave, explica Callie, para desarrollar la relación con las comunidades locales e indígenas y para su compromiso con la participación de los jóvenes: “Este socio es increíble. Tenemos una colaboración profunda, es más que financiación. He traído a miembros del Consejo de la Juventud que querían ofrecer apoyo en temas de ciencia o narración de historias. Los increíbles descubrimientos que están haciendo deben ser comunicados profesionalmente para inspirar a las personas a donar y a preocuparse por esta zona”. Las horas de voluntariado también respaldan las solicitudes de subvenciones, los proyectos de medios de vida alternativos y la investigación.

Gracias a los esfuerzos de un Consejo de la Juventud mundial de más de 60 miembros en 18 países, junto con cientos de jóvenes amantes de la naturaleza, el objetivo de recaudación de fondos se cumplió en junio de 2021. Los jóvenes de todo el mundo han donado directamente y han organizado eventos como ‘Run for the Rainforest’ ’y ‘Conciertos para la conservación’, compartieron la historia del proyecto y escribieron cartas de apoyo.

“Alguien me preguntó, ¿no está mal que le pidamos dinero a los jóvenes? En realidad, creo que está mal que pensemos que no hay que tenerlos en cuenta. Donar es la forma más satisfactoria de tener impacto en algo que te importa. Tenemos una generación que crece con un estrés enorme sobre el medio ambiente y que se siente bien haciendo algo que ayude. ¿Por qué no queremos que haya una generación de donantes entre los jóvenes? No hace falta tener dinero, se pueden desarrollar soluciones creativas que puedan derivar en dinero, y esa habilidad y mentalidad es realmente valiosa.”

La organización continúa desarrollando su misión, trabajando en tres áreas de impacto: conservación, educación y narración de historias, para crear reservas financiadas o dirigidas por jóvenes, para empoderar a los jóvenes y amplificar el trabajo en un escenario global. Involucrar a los jóvenes en la gobernanza es otro objetivo. Callie añade: “Siempre habrá jóvenes en la junta; estamos tratando de formar a la próxima generación de líderes en conservación, por lo que adquirir experiencia en una junta directiva es algo increíble. Nuestros estatutos establecen que al menos el 30% de nuestra junta debe tener entre 18 y 26 años”. Actualmente, todos los miembros la junta, excepto Callie, pertenecen a ella por primera vez.

 

Parula pitiayumí (Setophaga pitiayumi).

El Youth Council organiza o influye en el trabajo de Reserva a través de sus cinco comités, que abarcan desde asociaciones y subvenciones hasta campañas, convenciones y el bienestar de la comunidad. Un comité juvenil reúne a los más pequeños que desean participar para ser asesorados por miembros mayores, mientras que las expediciones ofrecen a los miembros locales del consejo juvenil oportunidades para establecer una ruta hacia la conservación.

Callie no ha perdido de vista su gran ambición: “Nuestro objetivo siempre ha sido crear una red de reservas financiadas por jóvenes en todo el mundo. En este momento estamos analizando la posibilidad de crear un Área Marina Protegida y preparando nuestra próxima iniciativa de conservación de tierras en América Latina”.

AcciónAtlas: Hay muchas formas de participar: consulta una de estas ideas de recaudación de fondos, sigue sus proyectos en Instagram o contacta con el equipo para exponer tus propias ideas. 

Evento Atlas ► Bella Lack hablará en nuestras jornadas Fixing the Future, el próximo mes de diciembre en Barcelona. Más información y entradas aquí.

Escrito por

Cathy Runciman, Atlas of the Future (06 julio 2021)

    Responsable del proyecto

    Callie Broaddus, fundadora

    Colaboradores

    Este proyecto ha sido seleccionado como parte de NatureFutures, un nuevo canal de contenido que muestra las innovaciones en biodiversidad y ciencia ciudadana y a los biólogos, ingenieros, expertos y voluntarios que hay detrás de ellas. Atlas of the Future se complace en asociarse con la Generalitat de Catalunya en la creación de este canal.

    Apoya al Atlas

    Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

    Licencia Creative Commons

    Comentarios

     

    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Ley de Protección de Datos (LOPD).
    En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
    Cerrar
    Sign up for our weekly newsletter