El colectivo de artes juveniles quechua de Ecuador

Ñapash Purina
Ecuador (Cotacachi)

Los jóvenes dirigen el espectáculo en Cotacachi.

 

Hay un conejo, una princesa y un vaquero. Chicos bailando en círculos, un burro humano rodando por el suelo. Es otro taller de teatro de Ñapash Purina, el colectivo de artes juveniles quechua de Cotacachi. Se reúnen cada semana para ensayar, jugar y transformar su entorno.

El grupo fue fundado en 2011 para responder a los problemas a los que se enfrentan los indígenas y jóvenes de Cotacachi, en Ecuador. Desde entonces, han estrenado dos cortometrajes, producido más de ochenta obras de teatro y comedias, y dirigido cientos de encuentros educativos y lúdicos para jóvenes de las comunidades rurales de los Andes ecuatorianos.

Ñapash purina camp group photo with sign

Está bien divertirse mientras cambias el mundo.

Para sus obras se inspiran en situaciones de la vida diaria. En la película corta en dos partes ‘Manillas’, el joven Yauri decide dejar la escuela y su familia para comenzar a trabajar en Colombia, una realidad trágica para muchos jóvenes ecuatorianos que viven en la pobreza. El informe de 2018 de la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales de Estados Unidos sobre trabajo infantil en Ecuador concluyó que 168.530 niños ecuatorianos estaban trabajando, y la mayoría (82%) lo hacía en la agricultura. Mientras el gobierno aprueba nuevas leyes y actualiza las existentes para erradicar el trabajo infantil, Ecuador sigue siendo un país de origen, tránsito y destino de adultos y menores sometidos a la trata de personas.

La misión de Ñapash Purina es concienciar a los jóvenes sobre temas como la violencia doméstica y de género, el tráfico de personas y drogas, la explotación infantil, la inestabilidad económica y la escasez de empleo, entre otros. Son temas serios para los jóvenes, pero eligen tratarlos de manera entretenida, creando espacios seguros para aprender mientras juegan. La mayoría de sus protagonistas tienen entre 12 y 25 años y las obras se representan en español y quechua.

Jenny Morales Arotingo, presidenta del colectivo, explica que Ñapash Purina nació de la necesidad de promover la empatía y mover a la acción. “Solíamos hacer campaña de manera tradicional, con carteles, conferencias y charlas escolares; la gente decía que estaba de acuerdo con nosotros, pero nadie movía un dedo. Los textos y las conferencias no nos llevaron a ninguna parte, pero cuando comenzamos a incorporar las artes, la gente de repente se identificaba con nuestro trabajo y decía, ¡ahora lo entiendo!”

Ñapash Purina group after a play

Las obras premiadas de Ñapash Purina se representan en todo el país.

Las actividades lúdicas también ayudan a los jóvenes activistas de Ñapash Purina a abrir canales de comunicación intergeneracionales con los niños que sufren abuso y explotación. Entre espectáculos de títeres y talleres de música, los niños crean confianza en sus compañeros y supervisores y el coraje necesario para buscar ayuda.

El conocimiento y el empoderamiento de los indígenas son cruciales para Ñapash Purina (que significa “caminar rápido” en quechua). El colectivo está dirigido por miembros quechua y encuentra formas innovadoras de transmitir la sabiduría ancestral. Desde la medicina tradicional hasta la música y las técnicas agrícolas, las generaciones pasadas solían acceder empíricamente al patrimonio cultural quechua que ahora se está perdiendo. Ñapash Purina usa el juego y la colaboración para preservar la sabiduría y el lenguaje.

“Los niños aprenden que pueden usar orégano cuando tienen dolor de estómago, pero también se dan cuenta de que el conocimiento de sus mayores es incalculable en todos los aspectos de su vida diaria.”

Durante la pandemia, el distanciamiento social no permitió que el colectivo organizara sus campamentos artísticos que atienden a más de 120 niños. A medida que los niños de las comunidades rurales andinas sin acceso a Internet se quedaban atrás, sin poder seguir las clases en línea, Ñapash Purina organizó viajes semanales llamados Brigadas de Educación Comunitaria para ayudarlos a mantenerse al día con sus estudios, al aire libre y a distancia. Desde matemáticas e inglés hasta reciclar basura en instrumentos musicales, los escolares de 10 comunidades andinas pudieron continuar su viaje de aprendizaje hasta 2020 y 2021.

Ñapash purina vacation camp

Ñapash Purina organiza campamentos de verano todos los años.

Jenny dice que el mayor logro del colectivo es ver a los niños de ayer convertirse en los activistas de hoy: “Los que dirigen las actividades ahora son las raíces que nutren las flores que aún no han florecido”. El colectivo se convierte en un puente intergeneracional que ayuda a los niños a transmitir la importancia del apoyo mutuo y la educación.

El trabajo de Ñapash Purina está siendo reconocido en todo el país a medida que sus obras ganan premios y el colectivo es invitado a eventos de prestigio como el Festival Internacional de Artes Vivas de Loja. Sin embargo, el camino por recorrer aún es largo.

“No nos detendremos hasta que lo haga la violencia contra los niños y las mujeres.”

AcciónAtlas: Si deseas hacer un donativo para apoyar el trabajo de Ñapash Purina o tienes una idea luminosa para una nueva obra o actividad, comunícate con ellos a través de su página de Facebook. ¿Te apasiona el teatro? Encuentra algunos de nuestros proyectos favoritos sobre el escenario.

Escrito por

Bianca Fiore, Atlas of the Future (15 septiembre 2021)

    Responsable del proyecto

    Jenny Morales Arotingo, presidenta

    Colaboradores

    Apoya al Atlas

    Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

    Licencia Creative Commons

    Comentarios

     

    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Ley de Protección de Datos (LOPD).
    En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
    Cerrar
    Descubre cada semana los proyectos que están cambiando el mundo