Una red de caminos salvajes para los invertebrados

B-Lines
Reino Unido (Peterborough)

El proyecto B-Lines ayuda a los pequeños habitantes salvajes del paisaje británico abriendo una red de nuevos caminos ricos en flora e interconectado sus hábitats.

 

Desde la década de 1940, el Reino Unido ha perdido el 97% de sus prados y pastizales; los insectos y otros invertebrados no sólo han perdido sus hábitats, sino que también han perdido la capacidad de moverse entre los pocos que quedan. El entorno urbanizado, las infraestructuras industriales y la creciente red de transporte han aislado sus hábitats naturales al formar barreras que son difíciles de atravesar para estas pequeñas criaturas.

Imagina que tu viaje al trabajo se interrumpe porque las carreteras están bloqueadas o la carretera simplemente no existe, o que tienes que rodear un enorme aparcamiento cada vez que vuelves a casa. El Reino Unido es una colección de islas, pero para las innumerables especies silvestres que las cohabitan, las islas se han dividido aún más en pequeños focos de hábitats inaccesibles, separados entre sí.

Afortunadamente, Buglife ha estado trabajando en una red de tierras silvestres en todo el Reino Unido, una infraestructura ideal para los invertebrados. Su proyecto B-Lines apoya a los pequeños habitantes salvajes del paisaje británico forjando nuevos caminos y regenerando un hábitat interconectado. Las B-Lines son caminos llenos de vida para abejas, mariposas, moscas flotantes e innumerables otros invertebrados que dependen de grandes extensiones de tierras silvestres para sobrevivir.

En total, las B-Lines cubrirán el Reino Unido con un área tan grande como la isla de Gran Canaria (1.500 kilómetros cuadrados). A través de la identificación y selección de zonas de tierra con potencial de restauración, activistas y voluntarios liderados por el equipo de Buglife han creado una serie de “rutas de insectos” ricas en flora. Estos hábitats restaurados actúan como trampolines que permiten a los invertebrados evitar obstáculos industriales y moverse largas distancias. El proyecto B-Lines está conectando literalmente los puntos para formar una red transitable que se extiende por todo el Reino Unido. Puedes ver cómo en el mapa de B-Lines.

Al conservar y proteger a los invertebrados y permitirles poblar nuevos hábitats, nuestro entorno puede volverse más resistente al cambio climático. La eliminación de las restricciones al movimiento significa que estos animales pueden alimentar a otras especies y favorecer a plantas que dependen de sus servicios. Ayudan a los agricultores a través de la polinización y otras muchas acciones.

B-lines

La campaña de Buglife comenzó a principios de la década de 2000. Al centrarse en regiones concretas, como el este de Inglaterra y las Midlands, han podido generar respuestas específicas, crear intervenciones de política regional y lograr impactos de conservación sobre el terreno. Ahora podemos rastrear algunas de estas acciones en sus mapas haciendo zoom en proyectos regionales como el de East and Midlands, donde B-Lines está ayudando a proteger los brezales que han sobrevivido a la expansión agrícola. Los grupos comunitarios se esfuerzan en mantener sus paisajes únicos y ricos en flores silvestres. Centrarse en las condiciones y particularidades regionales permite ofrecer respuestas específicas.

Las azoteas de las ciudades de Londres y Glasgow ofrecen otra oportunidad para ayudar a forjar un nuevo futuro para los invertebrados en su migración. El proyecto Living Roofs for London’s Wildlife puede ayudar al regreso de aves y especies en peligro de extinción como la abeja Bombus humilis. Los arquitectos en ciernes pueden consultar la guía de buenas prácticas para tejados verdes.

B-Lines

En el sur, el clima costero cálido, las calizas y la gran cantidad de zonas industriales abandonadas ofrecen un gran potencial para crear sitios de conservación y vincularlos en líneas B. El proyecto Landscape for Wild Pollinators and Farm Wildlife, por ejemplo, ayuda a los agricultores y propietarios de tierras a conectarse y destaca la importancia de los insectos en la cadena alimentaria. El proyecto estima que el 84% de los cultivos de la UE (valorados en 12.600 millones de libras esterlinas al año) se benefician de la polinización por insectos. Los insectos también son una importante fuente de alimento para otras criaturas como los murciélagos.

Mientras tanto, en Irlanda del Norte, la campaña ‘Don’t Mow Let it Grow’ (“No cortes, déjalo crecer”) se centra en los pastizales seminaturales y alienta a los terratenientes, agricultores y administradores a dejar que en los bordes de las carreteras crezcan flores silvestres. Alrededor del 70% del paisaje de Irlanda del Norte son pastizales mejorados que se han gestionado intensamente para aumentar la productividad. Al reducir las intervenciones y dejar tiempo para que las flores silvestres vuelvan cada año, esta zona se convertirá en un refugio a gran escala para los invertebrados.

El grupo B-Lines tiene más de dos décadas de trabajo a sus espaldas, con éxitos internacionales como persuadir a eBay para que elimine los insecticidas ilegales de su web. Su experiencia se ha vuelto tan amplia como omnipresente el problema, con miembros que van desde activistas y profesionales de las finanzas hasta entomólogos y legisladores de todo el Reino Unido. Sus campañas defienden las pequeñas cosas que contribuyen a mantener vivo el mundo natural, desde las costas hasta las granjas y el interior de las ciudades.

B-Lines

AcciónAtlas: Visita la web de Buglife, repleta de recursos útiles, que ofrece varias maneras de participar.

Escrito por

Jonathan Minchin (08 julio 2021)

    Biografía

    Arquitecto y diseñador, trabaja en la restauración ecológica y el diseño de transición. Lidera proyectos centrados en tecnología agrícola y dirige un proyecto de investigación agroforestal desde el sur de Cataluña. Es director fundador del grupo de investigación aplicada www.ecologicalinteraction.org.

    Responsable del proyecto

    Matt Shardlow, director ejecutivo de Buglife

    Colaboradores

    Este proyecto ha sido seleccionado como parte de NatureFutures, un nuevo canal de contenido que muestra las innovaciones en biodiversidad y ciencia ciudadana y a los biólogos, ingenieros, expertos y voluntarios que hay detrás de ellas. Atlas of the Future se complace en asociarse con la Generalitat de Catalunya en la creación de este canal.

    Apoya al Atlas

    Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

    Licencia Creative Commons

    Comentarios

     

    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Llévame a algún sitio
    Cerrar
    Ley de Protección de Datos (LOPD).
    En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
    Cerrar
    Sign up for our weekly newsletter