Casas construidas con café colombiano

Woodpecker
Colombia (Bogotá)

En Colombia, se están construyendo viviendas sostenibles asequibles sobre sólidos… posos de café!

 

Nos encantan los proyectos que resuelven dos problemas al mismo tiempo. Bueno, éste resuelve muchos. Woodpecker es una empresa ecológica con sede en Bogotá que preserva el medio ambiente creando materiales a partir de cáscaras de café y plástico reciclado. Si no se aprovechan, las cáscaras se convierten en desechos, vertidos en vertederos que liberan metano, un potente gas de efecto invernadero.

Cáscaras de café

Pero lo positivo no se detiene ahí. Woodpecker usa luego el compuesto resultante para crear viviendas y aulas escolares asequibles. 

“Creemos que nuestras casas son una excelente solución para la crisis de la vivienda. Lo hemos demostrado.” Alejandro Franco

Woodpecker ha estado produciendo edificios sostenibles durante más de una década utilizando materiales reciclados. El arquitecto e ingeniero civil Alejandro Franco vio que había la gran necesidad de un sistema de construcción ligero para viviendas y aulas situadas en lugares rurales y aislados; lugares hasta donde los ladrillos tradicionales, el cemento y el hormigón no pueden viajar.

Alejandro Franco frente a unas casas Woodpecker

El padre de Alejandro, Andrés Franco, ha dirigido una conocida empresa de construcción llamada MAECO durante más de 36 años. “La mayoría de sus proyectos se construyen en las principales ciudades colombianas y cuentan con una infraestructura social para las personas que más los necesitan”, explica el orgulloso hijo. “MAECO SAS es el propietario de Woodpecker WPC. Así que, ¡he estado en el campo de la construcción desde que nací!”

Alejandro nos cuenta cómo su padre descubrió el WPC por primera vez. “Mi padre es muy curioso y un gran emprendedor, siempre anda buscando cosas nuevas. Un día, estaba sentado en el banco de un parque en Atlanta, en los Estados Unidos, cuando se dio cuenta de que estaba hecho de un material que parecía madera, pero no lo era. Lo tocó y comenzó a investigarlo, y se le ocurrió la idea de crear una fibra que fuera diferente a la madera.”

Para crear el material Woodpecker WPC, comenzaron a probar diferentes fibras naturales, arroz, pasto, serrín de pino, fibra de palma aceitera, fibra de coco… Luego hicieron lo mismo con los polímeros. El equipo realizó esta investigación con la famosa Universidad de los Andes. “En ese momento, dejé mi trabajo y comencé la empresa desde cero; importar maquinaria, probar perfiles y modelos, etc. Fue una curva de aprendizaje de diez años.”

El café es un material bien conocido en Colombia, que es el tercer productor de café más grande del mundo. “Para crear nuestro compuesto de madera y plástico Woodpecker WPC seleccionamos cáscara de café, porque es más fuerte y seca que las otras fibras, además de ignífuga. Nuestro material ecológico es mejor que la madera porque no se quema ni se astilla y es resistente a los insectos. Además, es fácil de triturar para convertirlo en polvo.” Además, es lo suficientemente ligero como para moverlo en helicóptero, en barca o en la parte trasera de un burro.

Al igual que los kits de LEGO, estos ligeros edificios prefabricados son modulares, por lo que son fáciles de hacer y eliminan la necesidad de cortes innecesarios. Fabricados únicamente con cáscara de café y tableros a base de plástico reciclado y armazones de acero, son fácilmente transportables y cualquier persona puede construirlos en cualquier lugar. La construcción puede llevar menos de una semana, ya que cualquiera puede comprar los kits y armarlos por sí mismo.

Bien, con un poco de ayuda.

Cada kilo de material WPC Woodpecker significa un kilo menos cortado de un árbol. “El proceso de fabricación de nuestra planta no genera residuos y usamos agua de lluvia. Además, si dañamos algún compuesto en las líneas de producción, lo reciclamos nuevamente.”

Gracias a los métodos de producción a gran escala y al bajo coste de los materiales, las casas están disponibles por tan solo 4.500 dólares cada una.

En noviembre de 2020, el gobierno utilizó los diseños de Woodpecker para dar respuesta a los daños causados por el huracán Iota, que trajo fuertes lluvias a varias partes de Colombia, provocando inundaciones repentinas y deslizamientos de tierras y destruyendo 1.300 hogares.

“Necesitaban una solución rápida y un sistema de construcción ligero”, añade Franco. La empresa donó dos casas, que el ejército ayudó a construir en cinco días. “El sistema funcionó a la perfección, considerando que no había suministro eléctrico, el suelo estaba fangoso, el aeropuerto dañado, no había comida, etcétera, todos los problemas que te puedas imaginar”.

Franco quiere añadir paneles solares, energías renovables y sistemas de drenaje para recoger agua de lluvia, así como probar sistemas de inodoros secos donde los sólidos se pueden usar como fertilizantes. Dice que el objetivo principal de su empresa es el bienestar social y esa es la razón por la que terminan los edificios con colores vivos.

En el momento de escribir este artículo, Woodpecker ha construido 3.000 casas sociales y más de 1.000 aulas en zonas de bajos ingresos. Cada casa puede acoger a una familia de al menos cuatro miembros. “El impacto en la infraestructura social (vivienda, educación y sanitario) ha sido enorme. La gente solía vivir en barrios marginales y en malas condiciones, y estamos cambiando sus vidas de manera significativa”, asegura.

Construir los kits en lugares aislados también genera mano de obra, ya que para construir una casa se necesitan tres o cuatro personas. Además, los equipos animan a la gente a reciclar y muchas pequeñas empresas y cooperativas locales recogen polímeros para Woodpecker como fuente de ingresos.

“Cada vez que entregas una construcción y ves lo feliz que está la gente, tienes la seguridad de afirmar que estamos creando un futuro mejor.”

El padre de Alejandro todavía forma parte de la junta directiva de Woodpecker. “Está orgulloso de Woodpecker y aporta nuevas ideas. ¡Visita la planta cada semana!” Añade que fue su padre quien supo ver que existía una necesidad insatisfecha de vivienda social en lugares rurales y aislados a los que era imposible llegar. “Tiene mucha visión.”

AcciónAtlas: Contacta con Woodpecker aquí para obtener más información sobre sus materiales y kits de alojamiento.

Submitted by

Lisa Goldapple, Editor, Atlas of the Future

(24 febrero 2021)

Project leader

Alejandro Franco, CEO

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

Creative Commons License

Comments

 

Take me somewhere
Cerrar
Take me somewhere
Cerrar
Data Protection Act: LOPD.
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Close
Sign up for our weekly newsletter