El surf como alternativa a las calles

Waves for Change
Sudáfrica (Ciudad del Cabo)

“Acabé tomando el surf como una estrategia para afrontar los problemas, porque cada vez que estoy en el agua, pienso que las olas son como los obstáculos que atravieso.” – Nkuja, mentor de Waves for Change

 

Tim Conibear es del Reino Unido y dice que no es un surfista especialmente talentoso. Sin embargo, considera el océano como su “espacio de curación”. Cuando se trasladó a Sudáfrica en 2008, le resultó natural pasar bastante tiempo en el agua.

Como contó a los asistentes del TEDxCapeTownSalon de 2017, Tim se dio cuenta rápidamente de que su santuario “no era accesible a todo el mundo”. Así que creó un club de surf los sábados para ayudar a los niños de la zona a disfrutar de las olas en la playa de Muizenberg. A medida que pasaron las semanas, más y más niños empezaron a aparecer en la acera esperando a que Tim los llevara a surfear.

En 2011, el club se había convertido en Waves for Change (W4C), una organización sin ánimo de lucro que utiliza el surf para ofrecer apoyo psicológico y emocional a niños y jóvenes considerados en riesgo debido a su continua exposición a la violencia y a la pobreza.

Según Waves for Change, los niños sudafricanos viven hasta 8 acontecimientos traumáticos cada año. Los abusos, la muerte de un familiar, la violencia en el barrio, el encarcelamiento de uno de los padres… son sólo algunas de las realidades que afectan a su salud mental.

Cuando Tim preguntó a los jóvenes surfistas por qué seguían acudiendo todos los sábados, le dijeron que, por supuesto, surfear y conocer gente nueva era divertido, pero que también sentían que allí podían hablar y ser escuchados.

“Tenemos que encontrar formas de facilitar que la gente diga ‘no estoy bien’ y tenemos que encontrar vías para que la gente reciba la ayuda que necesita cuando está en su momento más vulnerable.” – Tim Conibear, cofundador de Waves for Change

W4C empezó a formar a jóvenes adultos de las comunidades locales para que llevaran a los niños a la playa y les ayudaran a subirse a una tabla de surf pero, sobre todo, para que les escucharan y les ayudaran a encontrar formas de hacer frente al estrés y los traumas. En el sitio web de W4C se afirma que la terapia de surf puede ayudar a los niños a “encontrar un lugar de pertenencia, aprender nuevas habilidades, crear confianza en sí mismos y establecer comportamientos positivos para el bienestar mental”. Además, Tim menciona que mientras llevar a un niño a la playa para que haga surf cuesta unos 100 dólares, la psicoterapia tradicional puede costar hasta 850 dólares en Sudáfrica.

“Es divertido, es accesible, es impactante.”

En 2017, Waves for Change estaba ofreciendo terapia de surf a mil personas cada semana y hoy, los entrenadores formados trabajan en cinco puntos cercanos a Ciudad del Cabo. El 96% de los jóvenes surfistas de W4C afirman sentirse más felices y seguros de sí mismos y el 94% dicen que pueden calmarse más fácilmente cuando se sienten tristes, enfadados o asustados.

▶️ Mira cómo la terapia de surf ayudó a Thandi:

W4C reunió el apoyo de socios como Comic Relief y la World Childhood Foundation. Pusieron en marcha programas diseñados para apoyar a los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), así como la Wave Alliance, una red internacional de iniciativas costeras que ofrecen servicios de salud mental a personas con pocos recursos. No es necesario ser un surfista experimentado para poner en marcha un servicio de terapia de surf: W4C ofrece formación y apoyo para diseñar el plan de estudios y planificar la terapia.

Tim asegura que la estrategia de apoyo a la salud mental de Waves for Change no es única. Ya sea con el surf, el yoga, el boxeo o el patinaje, la terapia deportiva comunitaria está demostrando ser una solución fácilmente aplicable y con mucho futuro.

AcciónAtlas: Patrocina una sesión de terapia de surf o pon en marcha un programa de terapia en tu comunidad.

Waves for Change fue recomendado por Talia Kaufman, antigua directora de programas de Skateistan. Este artículo es una adaptación editorial de su propuesta original.

Enviado por

Talia Kaufman

Escrito por

Bianca Fiore, Atlas of the Future (10 enero 2022)

Responsable del proyecto

Tim Conibear, fundador

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
Descubre cada semana los proyectos que están cambiando el mundo