Bibliotecas con envases de helado

SHAU Microlibraries
Indonesia (Bandung)

¿Hay algo más dulce que una biblioteca hecha con envases de helado? Sí. Una cuya fachada dice “los libros son ventanas abiertas al mundo” en código binario.

 

Este espacio comunitario se ha creado para ayudar a crear conciencia sobre los residuos plásticos. Es como una dulce receta para un futuro mejor en la que los libros son la guinda del pastel.

En 2018, la firma de arquitectura holandesa SHAU creó una ‘microbiblioteca’ en una pequeña plaza del corazón de Bandung, en Indonesia. Querían animar a todo el mundo a pasar un buen rato y desarrollar el amor por la lectura. Además de ser un refugio de libros, este espacio flotante protege de la lluvia y del sol. Y está hecho de recipientes de plástico reciclados.

Habiéndose centrado siempre en la creación de proyectos innovadores y sostenibles desde el punto de vista social y medioambiental, esta primera, y galardonada, Microlibrary fue la primera incursión de SHAU en el mundo de la educación. Su objetivo es combatir las altas tasas de analfabetismo y abandono escolar de Indonesia mediante la creación de una serie de instalaciones culturales de bajo coste en todo el país.

SHAU está formado por Daliana Suryawinata, nacida en Indonesia, y el alemán Florian Heinzelmann. La pareja se conoció mientras estudiaba en el Instituto Berlage de Rotterdam, Países Bajos. Allí aprendieron que los espacios tienen un impacto tremendo en la sociedad. Interesados en los problemas a los que se enfrenta Indonesia, como las infraestructuras, las inundaciones, el medio ambiente y la rápida urbanización, se mudaron a la nación del sudeste asiático en 2015.

Los niños no son grandes lectores en Indonesia. “Los libros no suelen estar en la mente de la gente. Queremos cambiar eso instalando pequeñas bibliotecas en Kampung y en lugares similares”, dice Heinzelmann. “La microbiblioteca conecta con el tejido urbano y comunitario existente. No es algo situado en el vacío, sino que se ubica en lugares de la ciudad bastante frecuentados.”

Heinzelmann, amante de la ciencia ficción, cree que el papel de la cultura y la creatividad es, en primer lugar, crear conciencia sobre un problema. “Ese puede ser el papel del periodismo, del arte y de las vanguardias. La creación de soluciones tangibles es el papel de los gobiernos, la arquitectura y el diseño.”

Cuando el equipo de SHAU exploró los alrededores inmediatos de la microbiblioteca Bima, vieron a pequeños vendedores que vendían “bidones” de plástico usados y pensaron que podrían utilizarlos para su fachada. Dan sombra al interior, dejan pasar la luz del día y permiten suficiente ventilación cruzada, pero no encontraron tantos como necesitaban. La arquitectura de Heinzelmann a menudo se centra en la luz del día. “Después de investigar un poco, finalmente encontramos un proveedor en línea que vende cubos de helado usados como alternativa.”

Además de causar problemas de salud pública e inundaciones, el problema de los residuos plásticos en Indonesia es especialmente severo, ya que un país que dependía de los ingresos del turismo ensuciaba, sin embargo, sus propias playas. El hecho de que el exterior de la biblioteca esté hecho con 2.000 cubos de helado ofrece también un punto de entrada para discutir sobre los problemas de la basura plástica.

El patrón de la fachada no es aleatorio. Los cubos se han organizado en código binario, como ceros y unos, para codificar un mensaje “secreto”. El alcalde de Bandung, Ridwan Kamil, uno de los impulsores del proyecto, sugirió la inscripción ‘buku adalah jendela dunia’ (en indonesio, “los libros son las ventanas al mundo”).

A nivel cultural, esto conecta indirectamente los medios analógicos y digitales, y el acto de descifrar símbolos en palabras y oraciones. “Para alguien que no sabe leer, el contenido de un libro no es comprensible. Parece ser una disposición de símbolos, que puede tener algún tipo de lógica, pero su significado es completamente esquivo. Quizás evocamos algo similar cuando uno mira esta Microlibrary.”

El edificio está construido de acuerdo con el programa del teniente de alcalde de Cirebon, “Pojok Baca”, o Rincón de Lectura. En SHAU son conscientes de que en Indonesia sus proyectos requieren una “visión de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba”. Por mucho que se necesite el apoyo de un líder municipal para asegurarse de que un proyecto funcione bien desde un punto de vista legal y administrativo, es vital hablar y escuchar a la gente local.

Desde entonces, han creado más microbibliotecas y estructuras en Indonesia, desde la ciudad de Cirebon hasta Bojonegoro, en Java Oriental.

Al diseñar el Film Park de Bandung para ver películas, con asientos dispuestos en terrazas, la pareja descubrió que la parte más importante del parque era el césped artificial ubicado frente a la pantalla, especialmente cuando no se proyectaba nada. “La gente empieza a comportarse como si estuviera en casa. No tiran basura, se quitan los zapatos, los niños juegan y se dan vueltas. Empiezas a comprender que no solo creaste un parque para ver películas, sino también una sala de estar urbana y comunitaria.”

Si bien la misión de SHAU es reavivar el interés por la cultura, el equipo ha sido testigo de cómo los espacios urbanos tienen el poder de mejorar la interacción entre las personas.

AcciónAtlas: SHAU quiere crear una organización para apoyar el desarrollo y extender el alcance de las microbibliotecas. Ponte en contacto con ellos aquí.

Escrito por

Lisa Goldapple, editora del Atlas of the Future (15 febrero 2021)

Responsable del proyecto

German Florian Heinzelmann y Daliana Suryawinata, cofundadores

Colaboradores

Este proyecto ha sido seleccionado como parte de CultureFutures, un nuevo proyecto narrativo que cartografía proyectos creativos y culturales con una misión social (y da a conocer a los artistas, colectivos y empresarios que lo hacen posible).Atlas of the Future tiene el placer de aunar esfuerzos con el Institute of Creative and Cultural Entrepreneurship de Goldsmith y el British Council Creative Economy.

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

Fotos: SHAU/Sanrok Studio

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
Sign up for our weekly newsletter