Soñando nuevas formas de vestir

Fashion Fictions
Reino Unido (Nottingham)

¿Y si la compraventa de ropa fuera ilegal? ¿Qué tal un mundo en el que los tintes sintéticos estuvieran prohibidos? ¿Y si hacer la colada fuera como bajar al bar?

 

Estos mundos imaginarios son los que Amy Twigger-Holroyd, profesora asociada de Moda y Sostenibilidad en la Escuela de Arte y Diseño de la Universidad de Nottingham Trent, llama Fashion Fictions. Son la base de un proyecto de investigación que invita a la gente a imaginar cómo podría (y probablemente debería) ser el mundo de la moda.

La forma en que compramos y llevamos la ropa está tan bien establecida, y la industria de la moda es tan poderosa, que es fácil que nuestros cerebros se topen con un obstáculo cuando pensemos en maneras de cambiar eso de manera significativa. Como dice Amy: “El bagaje y las suposiciones de donde estamos ahora no dan para ir muy lejos”.

Investigando cómo sería la vida en un mundo donde la ropa no se puediera comprar ni vender. Fotografía: Amy Twigger Holroyd.

Para fomentar ideas que pudieran crear algo más que un cambio gradual, decidió crear un espacio en el que todo fuera posible. “Hacía falta una forma de pensar que preguntara: ‘si vamos a hacer las cosas de forma totalmente diferente, ¿qué podríamos hacer? Y no nos preocupemos por cómo llegar a ello, al menos por ahora.”

Así que Amy reunió a un grupo de colegas para preguntar precisamente eso. Adoptando una visión que podría considerarse una especie de efecto mariposa al revés, imaginaron lo que podría ser un mundo moderno diferente para la ropa, y luego rastrearon sus raíces a través del tiempo hasta una coyuntura histórica imaginada en la que el mundo imaginado “se separó” del real.

Desde 2020, Amy ha organizado talleres físicos y en línea con estudiantes, académicos, expertos de la industria de la moda y personas de la calle. La web de Fashion Fictions muestra ahora más de 150 mundos imaginados por personas de todo el mundo.

En este multiverso de la moda hay un mundo en el que el fin de Internet lleva a las marcas de moda a vender ropa a través del teletexto; otro en el que Caroline Lucas se convierte en primera ministra e inspira a toda una generación a lanzar un Mardi Gras con temática de setas; y otro en el que la abundancia de ovejas urbanas se convierte en una fuente de lana para crear nuevos estilos de moda hiperlocal.

Imagen promocional creada para representar un mundo en el que los adultos sólo pueden poseer diez prendas de vestir. Prototipo de Gillian Allsopp, Kate Harper, Johnny O’Flynn y un cuarto colaborador de Fashion Fictions, basado en una ficción de Wendy Ward. Fotografía: Jade Bramley.

“Son los más divertidos los que realmente atraen la imaginación”, añade Amy. “Cuando los escribo, apuesto por lo que me hace reír. Animo a la gente a que haga lo mismo: es una buena señal de que vas en una dirección inesperada.”

Y aunque todo es posible en estas nuevas fronteras de la moda, los mundos deben ajustarse a algunos criterios importantes: deben ser posibles, más que futuros especulativos; ser positivos, no distópicos; explorar la cultura más que la tecnología; fijarse en el uso, no en la producción; y, sobre todo, ir más allá de lo que parece posible hoy.

Imaginar mundos es sólo el primer paso; el segundo es crearlos. Algunos participantes de los talleres han convertido sus mundos en una realidad al embarcarse en la segunda fase: crear prototipos de objetos visuales y materiales que den vida a su mundo. Por ejemplo, para el Mundo 111, en el que la ropa es utilitaria y el estilo personal se comunica, en cambio, a través de diversas formas de arte corporal, los estudiantes de la LASALLE College of the Arts crearon ropa funcional y transparente. Y para el Mundo 7, en el que el plan de ropa utilitaria de la Segunda Guerra Mundial continuó, se amplió y se convirtió en una fuente de orgullo, los estudiantes de la Universidad de Nottingham Trent crearon un prototipo de “Civil: revista de estilo y sostenibilidad”.

Prendas expresivamente transparentes para el Mundo 111, creadas por estudiantes de la LASALLE College of the Arts.

Los participantes han descrito no sólo la sensación de que sus mentes se han abierto a lo que puede significar la sostenibilidad, sino también, sobre todo en el caso de los estudiantes, que les ha ayudado a aliviar algunas de sus preocupaciones sobre el medio ambiente. “Los estudiantes empiezan a estudiar moda y tejidos”, explica Amy, “y rápidamente se dan cuenta de que es una de las industrias más terribles para el planeta. Si están concienciados con la ecología –como ocurre cada vez más–, se encuentran en una situación realmente difícil, tanto emocional como profesionalmente. Pero han descrito este proceso imaginativo como una forma de salir adelante y aliviar su ansiedad ecológica.”

Para hacer realidad sus mundos, algunos participantes han pasado a la tercera fase: vivir como si su mundo fuera real. Amy los llama proyectos de “vestimenta cotidiana”. Un grupo introdujo en su vida cotidiana un mundo en el que están prohibidos los tintes sintéticos, vistiendo todos los jueves durante seis semanas únicamente ropa sin teñir o teñida de forma natural.

En el Mundo 2, los tintes químicos están prohibidos desde hace cincuenta años. Prototipo de Jayne Childs, Sarah Gotheridge, Amanda Langdown y Anushka Tay, basado en una ficción de Amy Twigger Holroyd. Fotografía: Amy Twigger Holroyd.

Amy se centra ahora en organizar talleres que lleven los mundos a las fases 2 y 3, para que más personas puedan crear, vivir y respirar estos universos de moda paralelos. Algunos proyectos de “vestimenta cotidiana” se abrirán para que cualquiera pueda participar, y se conocerán como proyectos de “vestuario abierto”.

El objetivo final es, por supuesto, que los mundos imaginados se abran paso en el nuestro. “Me encantaría que algunos de los mundos inventados y las prácticas que hemos ideado cobraran impulso y se convirtieran en algo real, en algo a lo que la gente quisiera unirse. Ese es el sueño: que algunas de estas prácticas y culturas subversivas de la moda consigan arraigar.

En el Mundo 50, la gente cose firmas en la ropa de los demás como señal de conexión social. Prototipo de Ruhee Das Chowdhury, Leah Das y Tamar Millen, basado en una ficción de Matthew Crowley. Fotografía: Sanket Haribhau Nikam.

Y, por supuesto, el propio acto de imaginar puede suscitar nuevas formas de pensar que existen más allá de los talleres, más allá incluso de la industria de la moda. “No se trata realmente de lo que se imagina”, dice Amy, “sino del proceso de imaginar. Esa apertura, esa sensación de posibilidad. Hace que la gente tome conciencia y se cuestione las cosas. Eso es lo que puede llevar a la gente a comportarse de forma diferente, porque les da la motivación y el deseo.”

Así es como las ficciones imaginadas pueden contribuir más poderosamente a que el movimiento de la moda post-crecimiento se oriente hacia el uso de ropa que reconozca plenamente la capacidad de la Tierra para mantener la vida. Soñar es el primer paso para hacer.

AcciónAtlas: Ponte el sombrero de la imaginación, crea y presenta un mundo, o infórmate sobre cómo unirte a un taller de Fashion Fictions.

¿Conoces un proyecto que esté transformando el sector de la moda? Envíalo aquí y lo divulgaremos en el Atlas.

 

Imagen de cabecera: Una representación de la vida en el Mundo 1, donde la compra y la venta de ropa son ilegales. Prototipo de Kerry Gibson, Barbara Brownie y Allison Leach, basado en una ficción de Amy Twigger Holroyd. Fotografía: Amy Twigger Holroyd.

Escrito por

Becca Warner (07 agosto 2020)

Biografía

Obsesionada con la naturaleza, el entorno urbano y las palabras. Estratega y escritora ‘freelance’ para organizaciones que se preocupan por el futuro. A menudo se la observa leyendo mientras camina.

Responsable del proyecto

Amy Twigger-Holroyd, profesora asociada de Moda y Sostenibilidad en la Escuela de Arte y Diseño de la Universidad de Nottingham Trent

Colaboradores

Este proyecto ha sido seleccionado como parte de FashionFutures, un nuevo canal de contenidos que localiza en el mapa el trabajo de las personas que transforman el sector de la moda: los diseñadores, artesanos, innovadores sociales, educadores, líderes comunitarios y comunicadores. Atlas of the Future se complace en asociarse con Makerversity, con el apoyo de The J J Charitable Trust y su red de amigos de la moda.

Apoya al Atlas

Queremos que la web del Atlas of the Future y nuestros eventos sigan disponibles para todos, en todas partes y para siempre. ¿Quieres ayudarnos a difundir historias de esperanza y optimismo para crear un mañana mejor? Si puedes ayudarnos, te agradeceremos cualquier donación.

La portada de una revista imaginada, Seasur, de un mundo donde la moda está al servicio de la naturaleza. Prototipo de Jade Lord, basado en una ficción de Katherine Pogson.

Utilizando materiales del mundo real para imaginar una realidad alternativa en la que los tintes sintéticos están prohibidos desde hace cincuenta años. Fotografía: Amy Twigger Holroyd.

Licencia Creative Commons

Comentarios

 

Llévame a algún sitio
Cerrar
Llévame a algún sitio
Cerrar
Ley de Protección de Datos (LOPD).
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y de las Normas de Procedimiento aprobadas por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, a los subscriptores de Atlas of the Future se les pueden solicitar datos de carácter personal, que se incorporarán en un fichero cuya responsabilidad es de Democratising The Future Society SL. Este fichero será incorporado debidamente en la Agencia Española de Protección de Datos en cumplimiento con las medidas de seguridad establecidas en la normativa vigente.Los suscriptores pueden ejercer en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con sus datos personales. Podrán hacerlo por correo postal enviando un escrito a Democratising The Future Society SL, Ref. LOPD, Calàbria, 10, 6-3 08015 de Barcelona (España) y/o por correo electrónico, haciendo clic aquí. Además, el subscriptor deberá comunicar a Atlas of the Future cualquier modificación de sus datos personales, para que la información almacenada por Atlas esté siempre actualizada y no contenga errores.
Cerrar
Descubre cada semana los proyectos que están cambiando el mundo